La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, avanzó sobre el poder de su ministro de Industria, Javier Tizado, al imponer a un hombre de su confianza en la estratégica Subsecretaría de Industria, Comercio y Minería que ostentaba hasta hace unos días Gustavo Svarzman. El flamante número dos de la cartera productiva quedó en manos de Rodrigo Silvosa, ex funcionario de Infraestructura y de trato cercano a la mandataria provincial.

Según pudo saber BAE Negocios, Svarzman presentó su renuncia días atrás sin que trascendieran los argumentos de la decisión aunque fuentes provinciales señalaron que existía un fuerte descontento con el manejo del área que realizó en su período de funcionario provincial, en donde además había "caído muy mal la designación de más de una docena de asesores" que habían arribado desde la Ciudad de Buenos Aires.

El saliente subsecretario mantenía una aceitada relación con el ministro Tizado aunque sus vínculos se habían originado con el ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera. De hecho, el arribo de todo el equipo productivo contó con el respaldo del funcionario nacional, y se produjo luego de una acefalía ministerial por el corrimiento de Joaquín De la Torre a Gobierno.

Del armado industrial original se perdieron los rastros, con la salida inicial del viceministro Agustín O'Reilly -el encargado de mantener en pie el Ministerio, por las políticas para el sector y por el relacionamiento con la estructura de funcionamiento interna-; luego de Marcelo Lobboscos, hombre del PRO marplatense que se había alejado de la Subsecretaría de Actividades Portuarias; y por último del subsecretario Pyme, Federico Zin.

Existe un descontento que va en aumento de parte de las distintas entidades bonaerenses por la falta de respuestas a los problemas cotidianos de las fábricas. Algunas versiones señalaron que el cambio que imprimió Vidal es una señal directa para Tizado, quien tendrá en su primera línea a un funcionario que incluso fue compañero de Vidal en la UCA.

Silvosa fue subsecretario de Infraestructura Hidráulica, en donde puso en marcha las obras públicas más importantes de la Provincia en plena campaña electoral. Es muy ejecutivo. Seguro que buscará imprimirle otro ritmo a un área que aún tiene muy poco para visibilizar, analizó una fuente bonaerenses consultada por este diario.

Además de las preocupaciones que generaron los aumentos impositivos por los revalúos fiscales que encarecieron los costos fabriles, los empresarios se habían alertado por la eliminación de la Subsecretaría Pyme en el organigrama, sin contener ninguna área que se dedique a desarrollar las políticas de las empresas que más representación tienen en la Provincia y que más empleo generan.