Dos cuestiones hacen que los industriales se vuelvan a ilusionar con abandonar la caída productiva histórica que vienen atravesando: la comparación estadística, que en términos mundanos no modificará su cotidianidad, y el potencial impacto del plan oficial para reavivar el consumo durante la coyuntura electoral. Prevén que ese efecto aporte alguna demanda a sus productos pero asumen que será moderada. Y es que mientras una mejora del salario real de 1% inyecta $90.000 millones mensuales a la economía, el programa de Ahora 12 y los créditos de Anses sólo aportarán $14.000 M.

El cálculo surgió ayer del director de la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima), Leandro Mora Alfonsín, durante la presentación para la prensa de las visiones de coyuntura del sector foresto-industrial. El rubro maderero representa las generales de la industria, que sufre por la caída del poder adquisitivo -no hay expectativas de mejora significativa durante este año- y la contracción consecuente de la demanda agregada. A esto se suma el acceso denegado al crédito, a partir de tasas de interés prohibitivas.

Mora Alfonsín afirmó: "Lo cierto es que ya varias veces esperamos que la industria toque piso y no sucedió. Ahora, nuevamente esperamos que el impacto de Ahora 12 y de los créditos de Anses ayuden a estabilizar y dejemos de caer. Hasta acá, no encontramos piso. En el primer cuatrimestre nuestra producción de muebles y colchones cayó 17% y la de madera 3,8%. Y el total de la industria 10,6%".

Y agregó: "De acá en adelante la producción va a comparar con meses del año pasado que fueron muy malos. Entonces los de este año no van a ser tan graves; si lo fueran, ya se trataría de una espiralización de la caída. Las inyecciones al consumo mostrarán algún impacto. Si bien es algo que veníamos pidiendo, sigue siendo una bomba artificial y tiene diferencias con lo que sería una mejora del salario real".

Otra cuestión es que, después del 31 de diciembre, no habrá garantías de continuidad para los planes electorales que buscan impulsar al consumo. La experiencia muestra que en 2017 fueron sólo eso: electorales. El presidente de Faima, Pedro Reyna, afirmó: "Estas movidas ayudan. Pero las decisiones de producción se toman mirando desde 2020 en adelante y esto no lo cubre. Ese horizonte es complejo para la toma de decisiones".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Economistas creen que el aval del Fondo ablandará a bonistas, pero no descartan turbulencias

El aval del FMI ablandará bonistas, pero no se descartan turbulencias

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El Gobierno amplía el control de precios y complica la salida del congelamiento

El Gobierno busca expandir el consumo, pero pisando la inflación

Con tipo de cambio quieto e inflación, los dólares del superávit se evaporarán en siete meses

Inflación y dólar ponen en riesgo el superávit en el segundo semestre

La suba de precios se desaceleró durante enero, pero aún así tuvo un piso de 3,5%

Las alzas se moderaron y fueron de 0,3% en la última semana

Cambiemos terminó con 240.000 empleos asalariados menos en el sector privado

Entre 2015 y 2019, la industria perdió 170.100 empleos

El consumo terminó 2019 con un desplome de 8,8%

Según Indec, el consumo cayó en 2016, 2018 y lo hará en 2019

El salario real perdió 7,5% en 2019 y acumuló una baja de 17,7% en cuatro años

El salario real cayó 17,7% en cuatro años

El Central puso freno a la emisión y absorbió $215.000 millones en enero

Con ayuda del cepo, el BCRA deberá evitar la trampa de febrero

Con menos comisiones a bancos, tendrá media sanción la ley de Deuda

El subprocurador del Tesoro defendió el proyecto