Un sector de los empresarios industriales reclamó redefinir las pautas de negociación salarial para evitar conflictos en las paritarias que se aproximan. En línea con el Gobierno, desde la UIA reclamaron evitar poner el foco en aumentos del costo de vida futuros para centrar los acuerdos en torno a la productividad y los escenarios de competitividad de cada uno de los sectores. Enfatizan que una pauta establecida detrás de la inflación "se transforma en una negociación de expectativas".

Así lo señaló el vicepresidente de la UIA, representante de las empresas alimenticias enroladas en COPAL y chairman del B-20, durante su participación en Londres de un seminario junto a empresas, entidades e instituciones del sector privado del Reino Unido. "Nunca una negociación salarial es fácil si hay inflación superior a un dígito pues se transforma en una negociación de expectativas", le dijo a BAE Negocios.

Funes de Rioja pide “focalizarse en mejorar la productividad y la competitividad” fabril

Funes de Rioja lamentó que "gran parte de la actividad gremial en periodos de inflación superior al dígito se concreta y concentra en la reivindicación salarial", y sostuvo que esa lógica de reclamo y negociación genera que la expectativa "se retroalimente". "La negociación por inflación desplaza todo interés por la negociación por productividad", enfatizó.

En ese sentido, propuso que "los sectores con mayor desfasaje" en el plano de la competitividad, "deberían revisar su estrategia y focalizarse más en mejorar productividad y explorar los caminos a la competitividad". El mensaje estuvo dirigido a los gremios que serán parte de negociaciones con escaso margen de debate a partir del complejo estado de situación de la actividad, como el caso de las economías regionales o los denominados sectores sensibles de la producción.

Los sectores sensibles necesitan más mercado interno pero dudan de poder pagar aumentos

Allí es donde se concentra el grueso de los trabajadores industriales. Otro sector de los empresarios admitió la semana pasada que "será difícil" contener en 15% el reclamo de aumentos para 2018, según la pauta inflacionaria del Gobierno. Justamente desde la administración Macri reclamaron desandar acuerdos con cláusula gatillo "porque no hacen más que generar expectativas de fracaso de las pautas oficiales".

Los fabricantes textiles, madereros, marroquineros y de calzados, entre otros, incitan a un modelo económico que le devuelva la capacidad de compra local a los trabajadores, pero admitieron que la "casi nula" rentabilidad de los sectores mencionados pone en riesgo "incluso negociaciones del 15%, que ya son difíciles de sostener", sostuvo un empresario del Calzado.

El Gobierno ató las paritarias al éxito del control de la inflación. En ese punto, los empresarios coinciden que ganar esa "batalla" generará un clima de negocios favorable a la inversión local, seguida de la internacional. El propio Funes de Rioja, en su viaje a Londres, señaló la previsibilidad como un factor clave para el arribo de activos al país.

"Lo que uno percibe de cómo se está viendo desde el exterior, es que hay interés y hay expectativa de que Argentina empieza a ser previsible como país para invertir", aseguró el chairman del B-20 a la agencia de noticias oficial Télam, tras presentar en la mañana del lunes el "B20 y las task force" en Inglaterra.

"Argentina perdió la cultura del trabajo y hay que recuperarla, porque si pensamos en la competitividad tenemos que pensarlo en el factor productividad y es ese sentido es bajo, incluso si lo comparamos con Brasil y con México", aseguró.

Lo cierto es que en la UIA convive la incertidumbre de un planteo unívoco, a pesar de que es una entidad de tercer grado que no interviene en negociaciones paritarias y siempre evitó ponerle número a las negociaciones salariales. Según advirtió una fuente de la mesa chica de la central fabril, las empresas manufactureras, en medio de un crecimiento heterogéneo, "necesitan una mirada más general para poder tener un planteo general de la situación".