Los nuevos integrantes de la Junta Directiva de la UIA celebraron ayer su primera reunión. Expresaron su preocupación por la marcha de la coyuntura económica general y de la actualidad regional y sectorial. Destacaron el aumento de la capacidad ociosa en establecimientos fabriles que mostró el último dato publicado por el Indec, la falta de financiamiento a causa de las supertasas prohibitivas que genera el ajuste monetario del BCRA y, especialmente, la caída del empleo.

Durante este mismo mes, la UIA anunció los nombres de los nuevos integrantes de la Junta Directiva. Ayer se realizó el primer encuentro y sus observaciones de la coyuntura fueron críticas. El comunicado de la central fabril afirmó: "Los representantes sectoriales y regionales manifestaron su preocupación por la caída de la actividad. Además, se abordó la agenda de cuestiones que impactan sobre las industrias de todo el país: el aumento de la capacidad ociosa en establecimientos fabriles, la falta de financiamiento ûen particular para las pymesû y la caída del empleo".

En ese sentido, los datos oficiales son elocuentes y se suman a la contracción interanual de 8,5% que informó el Centro de Estudios UIA (CEU) para la actividad manufacturera. En primer lugar el Indec mostró que la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) cayó al 61,6% en abril, es decir una baja de 6 puntos contra el 67,6% que se había registrado en el mismo mes del 2018. El dato implica que el 40% de las maquinarias industriales se mantuvieron apagadas durante abril.

En segundo lugar, la súpertasa de las Leliq, que ayer cerró en 66,1%, presiona sobre los intereses que pagan las industrias. Ayer mismo, los adelantos en cuenta corriente cerraron en 70,6% anual, según el promedio que releva el BCRA. Por último, aunque no menos importante, en materia de empleo se perdieron 141.000 puestos industriales desde septiembre del 2015.