La lluvia de dólares en el mercado financiero fue en febrero apenas una garúa si se la compara con los meses previos. Según el Informe de Balance Cambiario, publicado ayer por el Banco Central, las inversiones de los extranjeros en bonos, acciones y letras del BCRA se redujo a más de la mitad el mes pasado.

Los datos de la autoridad monetaria indican que las inversiones de cartera de los no residentes registraron ingresos netos por u$s253 millones en febrero, un 52% por debajo de enero y un 48% menos que en igual mes de 2017.

Así, parecería que el furor por los activos financieros locales se desvaneció el mes pasado, en medio del repunte de la tasa de los bonos de Estados Unidos, el recorte de las tasas de las Lebac y la suba del dólar, lo que le quitó atractivo al carry trade.

Según muestra el informe del Central, casi la totalidad de las inversiones de cartera de los no residentes fueron destinadas a activos en pesos.

En tanto, las inversiones extranjeras directas tuvieron una leve alza en febrero respecto del mes anterior, de u$s91 a u$s102 millones.

Por su parte, sin el boom de compra de dólares por turismo de enero, la fuga de capitales se redujo el mes pasado a u$s1.343 millones.

Las compras netas para formación de activos externos se repartió en febrero en adquisiciones netas de billetes por u$s970 millones y de divisas, por u$s372 millones.

El informe además indica que, en términos brutos, las compras de billetes por parte de los residentes en el país alcanzaron los u$s2.230 millones, lo que implica una disminución de u$s664 millones respecto de enero. Estas compras -señala el BCRA- fueron realizadas por unos 800.000 clientes, la menor cantidad de compradores desde junio de 2017.