El cepo cambiario generó que JP Morgan pusiera en revisión a la economía local, lo que disparó las chances de que el país sea retirado de los índices de deuda gubernamental en moneda local, tal como informó ayer el propio banco neoyorquino a través de un reporte.

Uno de los requisitos fundamentales para formar parte de los índices de deuda gubernamental es no tener ningún tipo de control de capitales. Así, tras la decisión tomada por el Gobierno de colocar un tope de US$10.000 mensuales a las ventas de divisas para atesoramiento por parte de personas humanas, y de US$0 para empresas, la banca JP Morgan colocó a Argentina en revisión.

Los bonos locales serían retirados del índice de deuda gubernamental en moneda local (GBI-EM). Eso ocurriría antes del 29 de noviembre, si es que no se realizan cambios a los controles de capitales decretados. Una vez excluído, el país no volverá a ser elegible por al menos 12 meses. JP Morgan destacó: "Los países con controles de capital explícitos no son elegibles para las series GBI-EM y Narrow, según las reglas y la metodología del índice".