El economista Miguel Kiguel consideró hoy que la Argentina “tardará entre 4 y 10 años en bajar la inflación” a un dígito, ya que el país, sostuvo,  atraviesa un “contexto muy difícil para empezar un proceso  antiinflacionario” y sostuvo que el 24,8 por ciento de inflación anual registrado durante 2007 "es un número que sorprendió, por lo alto".

"Reacomodar este proceso de poner los precios  donde uno quiere es traumático. Hay aumentos de tarifas del 300%,  400% y nos esperan alzas en el transporte. Yo creo que en este contexto es muy difícil empezar un proceso antiinflacionario”, advirtió.

En declaraciones a radio Continental, Kiguel explicó que en países de la región como “Chile, Brasil y Uruguay, los procesos de llevar la inflación a un dígito llevaron de 4 a 10 años”.

Por eso, recomendó: “No hay que ser impaciente, hay que ser constante. Si hay constancia, con buenas políticas fiscales y  monetarias, vamos a llegar a una inflación de un dígito, pero va  a llevar tiempo”.

Según el economista, si hay empresarios que suben mucho los precios, hay que pagarle con más competencia, hacerles perder  mercados”.

También aseguró que “la Argentina tiene un Banco Central muy sólido. Pero creo que el error principal que tuvo fueron que se pusieron metas muy ambiciosas de inflación, cuando las tarifas  eran extremadamente bajas. Reacomodar este proceso es  traumático”.