La AUH fue suficiente en mayo para cubrir las necesidades alimenticias de un niño de hasta siete años. Tras el adelanto de todas las cuotas anuales a marzo, el monto de la asignación se elevó a $2.652, un número que alcanzó para adquirir la canasta básica alimentaria de ese menor, valuada en $2,581, es decir, el 66% de lo que precisa un adulto ($3.911), según los datos del Indec. Pero esto no ocurriría en el segundo semestre ya que no quedan más aumentos previstos para el resto del año. Así, la inercia inflacionaria hará que en julio el actual monto ya no sea suficiente. En plena campaña, ¿se anunciará una suba extra?