El endurecimiento de la política monetaria que el Banco Central viene llevando adelante en el segundo semestre y que reforzó en el último mes con dos subas drásticas en la tasa de referencia está comenzado a mostrar sus resultados. Impulsado en gran parte por la posición más agresiva que adoptó el organismo monetario en el mercado secundario de Lebac y acotando la emisión prácticamente a operaciones con el sector público, la base monetaria redujo su ritmo del crecimiento interanual al 22%, su menor ratio desde noviembre de 2014. El efecto rezago que tiene la política monetaria hace que los frutos recién se puedan ver en un plazo de 6 meses como mínimo, con lo cual podría impactar en la inflación de 2018.

“Va a impactar en la inflación, pero con un rezago mínimo de 6 meses”, dijo Spotorno

"En la medida en que se sostenga esta caída me parece que es muy importante para la baja de la inflación, pero no es algo que va a impactar de acá a dos meses. Es clave para pensar las metas de inflación del año que viene" destacó Camilo Tiscornia, de CyT Asesores Económicos.

Justamente para los próximos meses distintos economistas consultados por BAE Negocios coinciden en que se profundizará la baja en este rimo de crecimiento por dos motivos: la alta base de comparación de diciembre 2016 y el cambio en el cómputo de encaje del BCRA para el período diciembre-febrero, que pasó a ser mensual en lugar de trimestral. "Eso (el cómputo de encaje) el año pasado dio mucha más liquidez que este año. Ahora el BCRA busca tener más control en la Base Monetaria", explicó Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos de OJF y

"Va a impactar en la inflación, pero con un rezago mínimo de 6 meses, aunque en la práctica no tenemos mucha historia para comprobar esto. También aporta a la baja de la inflación porque ayuda a construir expectativas y podría acelerar los plazos del rezago", agregó.

Tiscornia también coincidió en la poca evidencia empírica que hay en calcular el plazo exacto del rezago de la política monetaria. "Es muy difícil medir el rezago. En otros países hablan de dos trimestres que tardan en ajustarse los efectos", señaló.

Además del plazo en tarda en hacer efecto la política monetaria, la otra discusión que hay entre los economistas es el verdadero impacto sobre la inflación. Para Spotorno, el impacto es fuerte y pone de ejemplo lo que ocurrió el año pasado, cuando Federico Sturzenegger relajó su política monetaria

"En noviembre del año pasado el BCRA empezó a hacer una política monetaria más expansiva. Se vio en enero y febrero una fuerte suba de la Base Monetaria y luego, en julio y agosto la inflación se aceleró", graficó.

Por su parte, el economista Federico Furiase, director de Eco/Go asegura que ayuda que el Banco Central sea más restrictivo, pero considera que hay otros factores que presionan mucho más sobre la inflación. "Lo que más impacta es la suba de tarifas, que es inflación de costo, y más en un contexto de recuperación económica, que le da margen a empresarios a trasladar el precio al consumidor y en segundo lugar, la inercia de las negociaciones paritarias", señaló. Para eso, agregó, el Banco Central deberá trabajar fuerte el canal de las expectativas.

Para Ramiro Castiñeira, economista jefe y director de Econométrica, el menor crecimiento en la Base Monetaria no es tan relevante si no se replica en otros agregados monetarios. "El M2 privado y el M2 total (billetes y monedas + cuentas corrientes en pesos y cajas de ahorro en pesos) son más importantes que la Base Monetaria". destaca. En rigor, desde mayo de este año el M2 privado no logra bajar su ritmo de crecimiento a menos del 35% interanual.

"El Banco Central no tiene pleno control sobre los agragados monetarios, y no lo va a tener mientras el déficit fiscal siga tan alto", comentó Castiñeira y agregó: "El BCRA tiene una situación en la que tiene que financiar mucho al estado, y en consecuencia no domina los agregados monetarios. Para intentar contenerlos se endeuda a ritmo importante, aumentando el stock de Lebac y por precio, porque esta pagando en términos reales mucho más que la inflación".

Por lo pronto, habrá que esperar algunos meses para comprobar si la política restrictiva del Banco Central esta dando sus frutos y más cuando se prevé una fuerte reducción de la Base Monetaria para diciembre.