El S&P Merval ganó 2,31%, impulsado por el buen rendimiento de empresas energéticas y financieras, en sintonía con la dolarización y fuga de capitales vía contado con liqui o CCL, que subió 5,4%.

En el panel líder de la plaza local, Cresud avanzó 5,99%, Telecom Argentina trepó 5,20%, Aluar subió 5,18%, Central Puerto ascendió 3,61% y Transportadora de Gas del Sur obtuvo 3,42%. En sentido contrario, BYMA perdió 3,29%, Transportadora de Gas del Norte cayó 2,28%, Sociedad Comercial del Plata bajó 1,82%, Banco Francés cedió 0,88% y Edenor lo hizo 0,87%.

Los papeles de empresas argentinas que cotizan en Wall Street terminaron con mayoría de bajas lideradas por Banco Supervielle (-4,5%), Edenor (-4,4%), Grupo Financiero Galicia (-3,6%), Banco Macro (-3,0%) y Pampa Energía (-2,0%).

Las ganancias fueron para Despegar (5,0%), Ternium (1,5%), IRSA Propiedades Comerciales (0,5%), Telecom Argentina (0,3%) y Corporación América (0,2%).

Gonzalo Chiarullo, de Mahout Capital, señaló que los mercados ya descontaron el resultado más probable de las próximas elecciones. "La demanda de divisas está llevando al contado con liquidación (CCL) arriba de los $79. Esperamos que esta tendencia alcista se mantenga hasta tanto no se aclare el panorama, ya no tanto en lo político, sino en lo económico, y eso es información que no aclara este domingo".

Y agregó que "todos estamos esperando un endurecimiento del cepo, lo que no hace más que allanarle el camino alcista a un CCL cada vez más demandado. Mientras tanto, acciones locales seguirán demandadas, al ser indispensables para la primera etapa del proceso del CCL, y ADRs seguirán ofertadas, etapa final para hacerse de los dólares".

Por su parte, Flavia Matsuda, coordinadora de Research de Invertir Online, resaltó que "notamos que algunos inversores, los más agresivos, aprovechando valores muy bajos de las acciones, se están posicionando en activos argentinos cuyos ingresos dependen fuertemente de exportaciones o ingresos dependientes del exterior".

En el segmento de renta fija, los bonos en dólares cayeron a lo largo de toda la curva, arrastrados por la incertidumbre electoral, mientras que los títulos en pesos continúan operando con tendencia negativa. De esta manera, el riesgo país subió 4% hasta los 2.216 puntos básicos por la caída de los títulos de deuda nominados en moneda extranjera.