En el marco de la realización de la reunión de la OMC en Buenos Aires, la CGT planteó hoy que “el futuro de la economía mundial y la evolución del comercio internacional no pueden estar desvinculados del futuro del trabajo”.

La central obrera pidió que “quienes toman decisiones que afectan la calidad y la cantidad de los empleos disponibles no deben ver al trabajo como una mercancía o insumo más de la producción”.

“La realidad de un comercio mundial multilateral, para que sea justo socialmente y con ello sostenible, debe contemplar la corrección de asimetrías regionales y nacionales que impiden el desarrollo sostenible y en particular condiciona a los trabajadores de nuestros países a gozar de estándares de vida y condiciones dignas de trabajo”, evaluó la central obrera en un comunicado.

En el documento, la CGT señaló que “la falta de una dimensión social y laboral respecto a la regulación de temas tales como el comercio electrónico, economía digital o la aparición de monedas virtuales configura un serio interrogante acerca de cuál será la calidad del empleo y el trabajo resultante”.

Al respecto, se indicó que eso “plantea una seria contradicción: por un lado, es la OMC quien reconoce la competencia de la OIT en relación a los derechos sociales, pero, el interés exclusivo en generar nuevas formas de riqueza a partir del desarrollo del comercio sin contemplar estos aspectos, hace inconsistente el cumplimiento de la primera premisa”.

Por eso, la entidad de la calle Azopardo consideró que “no es posible discutir sobre el comercio mundial de forma abstracta, en lugar de concentrarse en el impacto que la evolución del comercio puede tener sobre los trabajadores y trabajadoras que se enfrentan a la inseguridad de los empleos precarios y a la volatilidad de macroeconomías muy vulnerables a los avatares de la globalización”.

“La Conferencia de la OMC debería examinar cómo cambiar sus propias estructuras y las normas comerciales de modo que los beneficios del comercio mundial lleguen efectivamente a todos sus miembros. En este sentido, los trabajadores organizados creemos que todas las resoluciones de la OMC tienen que tomar como presupuesto el respeto incondicional y la incorporación del trabajo decente”, finalizó.