La Comisión Nacional de Valores (CNV) aprobaría en los próximos días las operaciones de "venta en corto", que permitirán a inversores negociar acciones tomadas a préstamo.

Las ventas en corto o "short-selling" fueron suspendidas en 2012 en un esfuerzo para evitar la especulación en los mercados financieros. Su regreso al mercado permitirá a inversores a negociar acciones o bonos sobre los que tengan alguna expectativa bajista, pero que aún no tienen en su poder. Estos títulos podrán ser "alquilados" o tomados a préstamo a otro agente a cambio de una comisión.

La reglamentación de ventas en corto también podría facilitar la entrada de Argentina al índice de mercados emergentes de MSCI. La proveedora de índices tiene al país en su índice de mercados frontera desde 2009 y en junio declinó ascender a Argentina de categoría. La venta en corto es uno de los puntos que MSCI requiere como elemento de "eficiencia operacional" para que un país ingrese a la categoría de emergentes.

La CNV aprobará también el "préstamo de valores", que permitirá a los agentes ceder sus bonos y acciones a quien desee hacer la operación de "venta en corto".

De acuerdo a la agencia Bloomberg, el BYMA sería la primera en ofrecer estas operaciones a fines de enero y podría ser seguida por el resto de los mercados del país.

En tanto, se fijará una "regla de precio al alza", que impedirá hacer una orden de venta cuando se produzca una caída superior a 5% en una acción o un bono. De ahora en mas, se fijarán fechas estandarizadas para los vencimientos de estos préstamos, que coincidirán con los que tienen las "opciones".

Tambiém se creará la figura de "seudo especie", que se generará cuando los fondos den a préstamo determinados activos. Los fondos podrán contabilizar como parte de sus activos los títulos cedidos, a pesar de que no estén físicamente en su cartera