El Gobierno porteño inició la segunda etapa del canje de deuda lanzado en noviembre del año pasado, con la reapertura de un bono en pesos a diez años a cambio de títulos en dólares, que le permitirá seguir reduciendo su exposición al mercado externo y mejorar el costo de financiamiento.

El ministro de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Mura, se encontraba en Santiago de Chile junto al subsecretario de Finanzas, Abel Fernández Sehman, realizando un road show con inversores institucionales trasandinos, a quienes les presentarán los números del distrito. El plan de los funcionarios es concretar la operación durante la última semana de febrero, tras un inicio de mes convulsionado para las bolsas del mundo y de la Argentina.

Fuentes de la cartera explicaron a BAE Negocios que apuestan a emitir u$s300 millones, equivalentes al tipo de cambio actual a unos $6.000 millones. Así, se sumarían a los u$s400 millones colocados a fin de 2017, cuando se anunció el canje, a una tasa de 3,75 puntos más Badlar.

Se reabre el bono a diez años a una tasa de 375 puntos básicos más Badlar

"Estamos reabriendo el bono para agregar liquidez y volumen y de esa forma hacerlo más atractivo y que sea la referencia de largo plazo en moneda doméstica", dijeron desde el ministerio.

Es que con esta reapertura este nuevo título ya contaría con un volumen en circulación de u$s700 millones.

En la cartera conducida por Mura destacan que desde que Horacio Rodríguez Larreta se hizo cargo de la gestión, el nivel de endeudamiento en dólares pasó de representar el 95% al 54%, en tanto para fin de año la proporción ya podría ubicarse en 50 y 50.

En este caso, los bonos que el gobierno porteño ofrecerá canjear son los Clase 4, Clase 5, Clase 6, Clase 16 y Clase 18.

La legislatura había autorizado al gobierno de Larreta a emitir u$s1.500 millones con un mínimo de dos papeles y un máximo de cuatro para refinanciar los diferentes títulos que el mercado tiene en sus manos, por lo que no está previsto que el stock de deuda con los privados se incremente durante el año. Sólo están contemplado un incremento de los pasivos con organismos multilaterales.

En total, el gobierno porteño está habilitado a canjear diez bonos: 5 en pesos 4 dólar linked y un bono internacional en dólares.

En ese sentido, desde el ministerio porteño ya habían adelantado que no harían el canje en una sola operación. Es que al implementarlo en etapas, aprovecharían la mejora de las calificaciones de riesgo y de los rendimientos, que de lo contrario "quedaría en manos del inversor". Además, el hecho de no hacerlo en una sola vez facilita el rescate, argumentan.

"Queremos estar cubiertos ante cualquier desajuste económico global", señalaron las fuentes. La volatilidad registrada en los mercados en los últimos días confirma los temores de las jurisdicciones y empresas que planeaban salir a los mercados a financiarse.