La Corte Suprema de Justicia revocó una sentencia convalidada por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (CNAT) que determinó una indemnización superior a $8 millones para un trabajador de la industria pesquera por haberse lastimado un dedo de su mano. La sala I de la CNAT había condenado a la empresa empleadora y la administradora de riesgos del trabajo, de manera solidaria, por un accidente laboral causado por el golpe sufrido en el dedo meñique de un trabajador, a pagar por daño moral y material esa suma actualizada.

Con los votos positivos de los magistrados Carlos Rosenkrantz, Elena Highton, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, la Corte consideró arbitraria la pericia que había estimado 26,44% de incapacidad de parte del trabajador afectado, consistente en 14% por disminución de movilidad, 10% por reacción vivencial anormal neurótica y 2,44% por factores de ponderación. Y determinó que correspondía el 5% de incapacidad por la amputación del dedo.