La Reserva Federal de los Estados Unidos se reunirá esta semana para debatir cómo desandará en 2018 el camino de subas de tasas de interés que afectará directamente el precio de financiamiento para los países emergentes y en particular, para Argentina, que acudirá nuevamente al mercado internacional de deuda desde las primeras semanas del año a buscar dólares para cubrir su déficit.

Mañana comenzará en Washington la última cumbre del año de la Fed en la que se decidirá un aumento de 25 puntos básicos la tasa de referencia, pero además será el encuentro en la que los miembros de la Reserva Federal comenzarán a definir qué tan contractiva será la política monetaria norteamericana el año próximo. Las estimaciones de mercado explican que durante 2018 tendrían lugar entre dos y tres correcciones de tasa, aunque alguno de los bancos más importantes del mundo ya elevaron esa proyección hasta cinco.

Bancos en Wall Street estiman que si la inflación se recalienta habrá hasta cinco subas de tasa

De acuerdo al mercado de futuros, las probabilidades de que Janet Yellen comunique el miércoles un incremento de la tasa de interés de 25 puntos básicos (lo que la llevaría hasta 1,50%) son cercanas al 100%. "Está explicitado en la última minuta que la Fed cree que de mantenerse las condiciones actuales de crecimiento económico de ese momento se acercaba una nueva suba de tasas, con lo cual no hay dudas de que subirán la tasa", comentó el economista Luis Palma Cané.

El ritmo en que se sostengan la expansión económica en Estados Unidos y el riesgo de que se recaliente la inflación serán las variables que marcarán qué tan fuerte deberá ser el ajuste de las tasas para la Fed. El mercado, por su parte, ya hace sus propios cálculos. Un sondeo de la agencia de noticias Reuters mostró que la mayoría de los economistas consultados ya proyectan tres incrementos de las tasas de interés el año que viene, frente a las dos alzas para que estimaban hace pocas semanas. Un informe más reciente de Bank of America Merrill Lynch sobre las perspectivas para el año próximo también anticipó también tres alzas, pero dijo que "los riesgos se inclinan a dos en lugar de cuatro subidas dado el riesgo de una pausa más prolongada en el ciclo" económico.

El cambio en las expectativas de suba de tasa no sólo se relaciona a las perspectivas económicas sino también al cambio de perfil de la propia Reserva Federal. En febrero la presidenta Yellen cederá su lugar a Jerome Powell, quien la semana pasada obtuvo el aval del Senado para ser el nuevo jefe de la Fed. Este cambio, además de rotaciones entre otros gobernadores integrantes del organismo hacen creer a los inversores que el año que viene habrá una Fed más hawkish: "Powell ya manifestó su voluntad clara de subirlas tasas tanto como sea necesario", afirmó un reporte del Deustche Bank. "Ciertamente existe la posibilidad de que la proyección mediana de tres alzas de tasas el próximo año sea revisada al alza", dijo también la consultora londinense Capital Economics. "Sólo se necesitarían tres funcionarios de la Fed para aumentar sus predicciones de tres aumentos de tasas de 2018 para el pronóstico de la tasa media de diciembre de 2018 para llegar al 2,1%".

El riesgo de una suba de tasas más pronunciada es claro para los mercados emergentes en la medida en que significaría un aumento en el costo del financiamiento en el exterior. Según Palma Cané, "obviamente va a haber una pequeña tendencia a la suba de tasa, ya que probablemente la tasa de 10 años de Estados Unidos también suba y que afecte la tasa de endeudamiento para los países emergentes. A eso se le puede contraponer una baja del riesgo argentino, que podría producirse ante una mejora del escenario económico". Al respecto, un informe del banco japonés Nomura advirtió, respecto a los países emergentes, que "existe el riesgo de que la inflación eventualmente aumenta mientras el crecimiento se está desacelerando. Esta combinación más aumentos de tasas, ampliaciones de crédito, sería un escenario significativamente negativo para países en los que el posicionamiento de la cartera extranjera es relativamente alto".

  • Alternativa a Libor

La Reserva Federal de Estados Unidos comenzará a publicar nuevas tasas de referencia en el segundo trimestre del próximo año, entregando una alternativa a la denominada tasa Libor, que es usada como un referencial común para los productos financieros. Las nuevas tres tasas, que fueron divulgadas anteriormente para una revisión pública, derivarán de los datos de los acuerdos de recompra a un día respaldados por valores del Tesoro. La confianza en la Libor como punto de referencia cayó desde el escándalo de manipulación de la tasa y también debido a la baja en los préstamos a un día de los bancos de los que se deriva.