Las autoridades de la Reserva Federal de Estados Unidos, reunidas por primera vez bajo el mando del presidente Jerome Powell, elevaron la tasa de interés referencial a un cuarto de punto y pronosticaron un camino de alzas más pronunciado en 2019 y 2020, haciendo referencia a una mejora en las perspectivas económicas. Los responsables de la política continuaron proyectando un total de tres aumentos este año.

"El panorama económico se ha fortalecido en los últimos meses", dijo el Comité de Mercados Abiertos de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés) en un comunicado en Washington. Las autoridades reiteraron el lenguaje ya empleado de que anticipan "más ajustes graduales en la postura de la política monetaria".

La revisión al alza en su trayectoria de tasas sugiere que las autoridades de la Fed están analizando informes económicos moderados del primer trimestre y esperan una mejora este año y el próximo a partir de las rebajas tributarias aprobadas por los republicanos en diciembre.

Las condiciones financieras se han ajustado desde fines de enero, a medida que los inversionistas buscan señales de que el banco central podría subir las tasas a un ritmo más rápido, mientras que los analistas predicen un crecimiento más fuerte en EE.UU. y mercados laborales más ajustados.

La votación para elevar el rango objetivo de la tasa interbancaria federal a entre un 1,5 por ciento y un 1,75 por ciento fue unánime con ocho votos a favor.

La última serie de previsiones trimestrales mostró que los encargados de política estaban divididos sobre las perspectivas para la tasa de interés de referencia en 2018. Siete funcionarios proyectaban que al menos cuatro aumentos de un cuarto de punto serían apropiados este año, mientras que ocho esperaban que se garantizaran tres o menos aumentos.