La Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) subió la tasa 0,25% hasta 1,25% y 1,50% y mantuvo la expectativa de tres subas a lo largo del año próximo, como estaba previsto antes de este encuentro.

La decisión fue tomada por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) en la última reunión de la que participó Janet Yellen, como titular del organismo. 

En la minuta dada a conocer al final del encuentro el Comité señaló que la posición de su política monetaria continúa siendo “acomodaticia”, proporcionando así un fuerte respaldo a las condiciones del mercado laboral y hacia un retorno sostenido de la inflación al 2%.

En vista de las condiciones del mercado laboral realizadas y esperadas y la inflación, el Comité decidió elevar el rango objetivo para la tasa de fondos federales a 1,25 a 1,50 por ciento. La posición de la política monetaria sigue siendo acomodaticia, lo que respalda las fuertes condiciones del mercado laboral y un retorno sostenido a la inflación del 2 por ciento”, indica el informe de la Reserva Federal.

"El aumento del empleo ha sido sólido y la tasa de desempleo disminuyó aún más. El gasto de los hogares se ha expandido a un ritmo moderado, y el crecimiento en la inversión fija comercial ha aumentado en los últimos trimestres”, indica la minuta de la FED. 

"Sobre una base de 12 meses, tanto la inflación general como la inflación en alimentos y en energía han disminuido este año y están por debajo del 2 por ciento. Las medidas de inflación basadas en el mercado siguen siendo bajas”, agregó la entidad monetaria.

El informe destaca que “el Comité busca fomentar el empleo y la estabilidad de precios máximos. 

El Comité señaló que sigue esperando que, con ajustes graduales en la orientación de la política monetaria, la actividad económica “se expandirá a un ritmo moderado y las condiciones del mercado laboral se mantendrán fuertes”. “Se espera que la inflación en un período de 12 meses permanezca algo por debajo del 2 por ciento en el corto plazo, pero para estabilizarse en torno al objetivo del 2 por ciento del Comité en el mediano plazo”. 

La minuta recordó que el Comité “monitoreará cuidadosamente” la evolución de la inflación real y esperada en relación con su meta de inflación simétrica y que “espera que las condiciones económicas evolucionen de una manera que justifique aumentos graduales en la tasa de fondos federales”. Además estableció que “es probable que la tasa permanezca, por algún tiempo, por debajo de los niveles que se espera que prevalezcan a largo plazo”. 

La proyección de la entidad apunta a que los tipos de interés cerrarán 2018 en un rango de entre el 1,9% y el 2,4%, escenario que sugiere tres subidas de tipos adicionales el próximo año.

En cuanto a la evolución macroeconómica, la FED mejoró su pronóstico de crecimiento para 2018, hasta el 2,5%, frente al anterior 2,1%, mientras que el crecimiento del PIB en 2019 será del 2,1%, dos décimas por encima de su previsión anterior.

Asimismo, el Banco Central también mejoró su pronóstico para la evolución del mercado laboral, al rebajar dos décimas la tasa de paro estimada para 2018, hasta el 3,9%, nivel que se mantendrá en 2019, mientras que para 2020 prevé una tasa de paro del 4%, frente al anterior pronóstico del 4,2%.

La decisión de elevar la tasa fue tomada por una mayoría de siete votos, incluidos el de Janet Yellen y el de su sucesor al frente de la FED a partir del próximo mes de febrero, Jerome Powell, frente a dos, ya que los gobernadores Neel Kashkari y Charles Evans votaron a favor de mantener los tipos.

Janet Yellen hablará este jueves por última vez en rueda de prensa para explicar las decisiones del banco central, así como las proyecciones macroeconómicas de la institución, ya que a partir de febrero de 2018 asumirá el cargo Jerome Powell, candidato propuesto por la Casa Blanca para presidir la Reserva Federal.