"Siguen sin corregirse los problemas de los mecanismos de ayuda, que son defectuosos. Es una situación alarmante porque de no haber soluciones concretas, una nueva camada de chacareros va camino a la desaparición", indicó la Federación Agraria Argentina (FAA), a través de un comunicado en el cual alertó el grave momento del sector.

La entidad afirmó que a partir de números aportados por las distintas Bolsas y datos propios, muestra "que hay una caída en los rindes promedio del 27 por ciento para la soja de primera y más del 46 por ciento de pérdida en la soja de segunda".

Estimó así la sequía ya tiene un costo de u$s3.0000 millones. Es en este la Federación Agraria reiteró la necesidad de actualizar rápidamente los fondos previstos por la Ley de Emergencia Agropecuaria, "que tiene desde 2009 un magro financiamiento de 500 millones de pesos, a todas luces insuficientes para cubrir los daños". Además, instó al gobierno y a los legisladores a apurar la creación de un seguro multirriesgo, que podría servir como herramienta para compensar pérdidas.