La OCDE estimó ayer que la Argentina crecerá 2,9% este año y 3,2% tanto en 2018 como en 2019, por impulso de las inversiones. A través de su informe semestral el organismo mejoró las perspectivas de crecimiento de la Argentina con relación al reporte anterior, presentado en el primer semestre del año. Para la OCDE, la inflación trepará al 17% el año próximo, mientras las exportaciones se beneficiarán con una recuperación de la situación en Brasil.

El país vecino -y principal socio comercial de la Argentina- crecerá 0,7% en 2017 y 1,9% en 2018, según la Organización. En este marco, la OCDE confirmó la continuación en 2018 del repunte económico que comenzó este año, pero alertó sobre los riesgos de un alto endeudamiento de las empresas para el crecimiento mundial.

Por otra parte, la OCDE prevé que la economía mundial, impulsada por sus tres motores principales -Estados Unidos, la Eurozona y China- seguirá creciendo el próximo año: 3,7%.