La empresa láctea La Serenísima invertirá más de 50 millones de pesos que serán destinados a la automatización de varios procesos de producción de 10 de sus plantas que le permitirán ampliar un 25% su productividad, reducir costos de mano de obra y reducir de dos a uno los turnos de trabajo. 

La inversión, que representa 2,5 millones de euros, alrededor de $ 50.750.000, fue anunciada hoy en España por el grupo Hurtado Rivas, empresa que tendrá a su cargo, a través de Rivas Robotics (RR), del diseño e instalación de los equipos.

"Esta operación supone una nueva etapa comercial con Argentina tras la finalización del anterior periodo político que frenaba las importaciones”, afirmó Carlos Hurtado, gerente de RR.

"Consolidamos además nuestra presencia en el país al firmar un acuerdo con una empresa puntera en el sector de la alimentación como es Mastellone Hermanos S.A. con más de 85 años de trayectoria y una cuota de mercado de leche del 95% en Argentina”, agregó.

La robotización de los procesos de producción tendrá lugar e. las instalaciones que La Serenísima posee en la localidad de Canals, en Córdoba; Villa Mercedes, San Luis; y Trenque Lauquen, en Buenos Aires, así como en el resto de sus plantas, ubicadas en territorio bonaerense.

"Esta operación supone una nueva etapa comercial con Argentina tras la finalización del anterior periodo político que frenaba las importaciones”

En encargo tecnológico efectuado por Mastellone Hermanos comprende dos sistemas de puesta en caja robotizados para queso rallado que permitirán manipular 120 paquetes de queso por minuto y la automatización personalizada para el encajado de bloques de queso antes del proceso de salmuera, que permitirá manipular hasta 650 unidades de 20 kilos por hora.

Además, Rivas Robotics se encargará de automatizar, mediante dos robots, el desmoldeo tras el proceso de curación de los quesos para su etiquetado y envasado hasta la entrega en el lineal de venta.

La automatización de varios procesos para los productos de La Serenísima supone:

  • Mejorar en eficiencia
  • Aumentar la productividad un 25%
  • Un ahorro considerable de mano de obra poco calificada
  • La posibilidad de reducir de dos a uno los turnos de trabajo

Estos equipos se añadirán a los instalados en 2016 para la robotización de sacos de leche en polvo, indicaron desde Hurtado Rivas y la primera fase de la operación, cinco instalaciones, se ejecutará entre fines de 2017 y principios de 2018, mientras que la segunda parte -otras cinco-, en el segundo semestre del próximo año.