Para sorpresa del Gobierno, la Unión Europea (UE) salió al cruce de la posición conjunta entre la Argentina y Brasil, y sentenció que "falta mucho trabajo" para que se arribe a un acuerdo con el Mercosur, al tiempo que nuevos sectores industriales criticaron una posible firma.

Mientras el presidente Mauricio Macri había asegurado el jueves durante la visita de su par Jair Bolsonaro que la firma se realizaría a fin de mes, desde Bruselas afirmaron que todavía "falta mucho trabajo" para cerrar las negociaciones. "La Comisión Europea acoge y comparte el compromiso político del Mercosur para concluir las negociaciones comerciales con éxito. Pero para que eso suceda, aún queda mucho trabajo por hacer a nivel técnico", se diferenció un portavoz del bloque, según la agencia EFE.

Fuentes de la Cancillería admitieron ayer a BAE Negocios que "no se esperaba una postura de ese tipo por parte de la UE. Evidentemente, no están dadas las condiciones para cerrar la negociación este mes". La nueva ronda técnica comenzará en Bruselas desde el 20 de junio. Al mismo tiempo, subrayan que no se ha modificado sustancialmente la firme oposición de Francia, Irlanda y Polonia a abrir sus mercados a la producción agro-ganadera sudamericana.

Cabe recordar que la última vez que Macri anticipó una firma inmediata del acuerdo, el presidente francés Emmanuel Macron, lo contradijo públicamente y aseguró que se mantendrían "las líneas rojas" sobre este sector que tiene un importante poder de lobby en el país galo.

Bodegas y alimenticias en alerta

Al respecto, fuentes de la Corporación Vitivinícola (Coviar) dijeron a este medio que "este acuerdo, referido al vino fue inconsulto y es de lo que más molestó y desconcertó a la industria. El Gobierno Nacional es parte de la Corporación Vitivinícola y no se entiende por qué no consultaron en esta mesa en la que están todos los actores que están relacionados con la vitivinicultura".

"Hay una sensación de preocupación, puesto que Brasil es un gran consumidor de vinos argentinos que podrían quedar relegados ante una posible competencia con vinos europeos", ampliaron otras fuentes de la Copal. Asimismo, revelaron que "no nos están consultando (por el Gobierno). No creo que puedan avanzar porque las elecciones en el parlamento europeo van a traer un componente más nacionalista de esas economías". Y sentenciaron: "Si fuera por Argentina, ya hubieran cerrado; no les interesa la defensa de la industria".

Junto a la UIA, la Cámara de Exportadores de la Argentina (CERA); y las poderosas entidades Copal (alimentos), Adefa (automotrices) y Adimra (metalurgia) denuncian por lo bajo la falta de claridad en los informes a empresarios y piden mayores detalles de la negociación Mercosur- UE. "No se saben todos los productos negociables; como tampoco los cupos y plazos de desgravación", es un concepto vertido por todas las cámaras, junto a la central fabril.