Los industriales alertaron un "engaño" en puerta que eliminaría o morigerarían los beneficios planteados en el pacto fiscal que firmó el Gobierno con los gobernadores para reducir la presión impositiva. Varios integrantes de la UIA señalaron que varias provincias argentinas aplicaron o están en proceso de implementación de aumentos en los Ingresos Brutos antes del acuerdo de reducción de ese gravamen para el año próximo.

Representantes de las economías regionales de la central fabril enfatizaron en la jugada que "engañará" el pacto que buscaba beneficiar a la inversión nacional y la generación de empleo que debería provocar la recuperación de competitividad a partir de la reducción de impuestos.

Algunas administraciones provinciales analizan incrementar IIBB al límite del 2% para luego comenzar un declive hasta ser exento con la implementación plena del acuerdo firmado en el pacto fiscal, que aún debe tener consenso legislativo. Por caso, Santa Fe llevará los Ingresos Brutos del 0,5% a 2%.

El propio gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, les confirmó a los representantes de la UIA que visitaron la provincia el lunes pasado -en una comisión encabezada por el presidente Miguel Acevedo- que elevará IIBB para compensar las pérdidas en sus ingresos que tendrán en el corto plazo.

Hay otras provincias que aún no confirmaron sus intenciones pero que dieron indicios de esa estrategia. Los industriales señalaron a Entre Ríos y a Córdoba como dos posibles distritos que imitarán la estrategia de llegar al techo de lo permitido para luego comenzar la reducción en cinco años. De ese modo, no sólo evitarán fuga en sus cuentas sino que lograrán en el mediano plazo un incremento de sus arcas.

Sucede que son pocos los gobernadores que confirmaron sus intenciones, pero cualquier intento tiene margen hasta el 31 de diciembre, momento en que quedarán congelados los topes. "Es un engaño que impactará en los costos de las fábricas, que tendrán un impacto mucho más duro que las malas condiciones actuales", alertó un encumbrado dirigente de la UIA, en diálogo con BAE Negocios.

El temor de los dueños y ejecutivos fabriles es que la movida de los gobernadores haya ingresado al pacto fiscal como un consenso no formal entre la Casa Rosada y los gobernadores. Sin embargo, confían en que existan llamados para abortar las distintas medidas provinciales. Incluso, ya había generado ruidos el revalúo inmobiliario y otros aumentos impositivos que aplicaron en algunas provincias para compensar con la futura reducción de IIBB. "Todo se encarece con estas medidas", afirmaron desde la central fabril.

"Los miembros de Junta Directiva analizaron las diferentes instancias derivadas de los cambios en el impuesto sobre Ingresos Brutos. Existe preocupación con respecto a que los topes previstos para este impuesto y el límite de tiempo establecido para la elevación de alícuotas den por resultado un incremento en la carga para aquellas actividades actualmente no gravadas, o que cuentan con alícuota reducida en virtud de su sector de actividad y/o lugar de radicación", destacó un comunicado de prensa de la UIA.

En ese sentido, dijeron mostraron su "preocupación ante la posibilidad de que, con miras a preservar la recaudación, se verifiquen incumplimientos por parte de los gobiernos provinciales en los topes y plazos acordados con el Poder Ejecutivo, lo que eliminaría o morigeraría los potenciales beneficios del nuevo consenso fiscal".