El vicepresidente Regional de la UIA, Guillermo Moretti, afirmó hoy que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), sellado el viernes pasado y que reduce o elimina aranceles para las exportaciones, "no es una buena noticia para la industria nacional".

"El acuerdo no es una buena noticia para la industria nacional", afirmó Moretti, quien reconoció que los empresarios aún tienen "varios interrogantes" sobre el pacto.

El dirigente fabril explicó que "la Unión Industrial no fue parte del proceso de negociación" y que, si bien pidieron participar, no los invitaron.

"Me parece que hay lecturas que son muy personales, que no meten en un mundo ideal, en este mundo de la liberalización del mercado. Y si usted analiza los países que se han desarrollado, lo han llegado (a hacer) bajo la protección del Estado", señaló Moretti en declarciones a FM La Patriada.

Según evaluó, "los primeros datos del acuerdo no son alentadores para nada, hay una asimetría muy grande en la competencia". 

"Tenemos que ver la letra chica de este acuerdo que se viene negociando hace 20 años y donde las condiciones han cambiado mucho", advirtió.

Indicó además que "es fácil hablar de la necesidad de exportar pero la caída del salario real y del consumo interno es el verdadero problema de la industria".

"No tenemos datos de que la recesión se haya terminado. Desde mayo del año pasado la industria tiene una caída estrepitosa. El gobierno de (Mauricio) Macri no ha sido nada bueno para la industria", agregó.

La postura de Funes de Rioja
Por otra parte, el vicepresidente de Asuntos Laborales e internacionales de la UIA, Daniel Funes de Rioja, sostuvo una postura más neutral sobre el acuerdo entre los bloques regionales.

Por un lado, Funes de Rioja admitió que si el acuerdo se pusiera en práctica hoy mismo "sería absolutamente imposible no sólo integrarse sino complementarse" y que "la competencia de los productores locales contra las importaciones sería muy desigual".

Sin embargo, el también presidente de la COPAL afirmó además que "la letra chica y las negociaciones que van a venir con respecto a las materias sensibles, los cupos, se irán abordando y veremos cómo caen a cada sector en particular, y esperemos transiciones adecuadas".

En ese sentido, resaltó que "con una economía en contracción, no se trata de dejar desguarnecido o vulnerable a algún sector, sino de darle la oportunidad de transformarse"