Los peores temores del Gobierno se confirmaron. La Unión Industrial Argentina (UIA) reclamó ayer a funcionarios que no haya ningún apuro para cerrar un acuerdo este año y criticó la falta de convocatoria al sector privado en las cumbres anteriores.

Al encuentro en la sede de la UIA, anticipado por BAE Negocios, asistieron por el Ejecutivo, Horacio Reyser, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería; y Shunko Rojas, subsecretario de Comercio Exterior. El secretario de la UIA, Alberto Alvarez Saavedra, apuntó al “secretismo” imperante y dijo que “es lógico no mostrar las cartas pero el desconocimiento es malo; quisiéramos estar todos enterados y que no se equivoquen”. La próxima ronda será del 28 de noviembre al 6 de diciembre, en Bruselas.

“Hay que tener cuidado porque EE.UU. se cierra y China te ataca. No tenemos que sacarnos las pilchas”, sentenció el directivo. Luego, Diego Coatz, director ejecutivo de UIA, informó que el déficit de las MOI será de alrededor de 33.000 millones de dólares este año. “Partimos 10 a 0 abajo con la UE, por los aranceles”, agregó.

Por su parte, Reyser garantizó que “vamos a tener canastas de más de diez años y el Mercosur rechaza una salvaguardia agrí- cola”. Y descomprimió el encuentro cuando dijo que “nadie obliga a firmar un acuerdo en diciembre”. Adrián Makuc, secretario del Departamento Comercio y Negociaciones Internacionales, analizó que “como se instaló que Argentina es sede de la cumbre de la OMC y está queriendo firmar un acuerdo, la UE se hizo una fiesta. El apuro nos puso en esta situación”.

Isaías Drajer, presidente de Cilfa, pidió la fuerte defensa de la propiedad intelectual para evitar monopolios, en tanto que Horacio Moschetto, del calzado, advirtió sobre la mano de obra barata que utiliza la UE, de Asia o Europa del Este.