La Unión Industrial Argentina (UIA) tendrá el martes próximo su encuentro de Comité Ejecutivo del año, en donde el presidente, Miguel Acevedo, y su mesa chica, volcará el resultado de una suerte de encuesta que realizó entre los principales territorios asociados a la entidad manufacturera más poderosa del país. Habrá puntos centrales que impidieron la reactivación en términos reales de la actividad fabril, pero el ojo de la tormenta se mantiene en la lluvia de importaciones que ingresaron al país a partir de la reinserción en el mercado mundial.

El almuerzo de la mesa grande de los jefes industriales tendrá como antesala un informe técnico que el Centro de Estudios tiene en plena elaboración. Allí estarán desagregados los números de la actividad por sectores, para saltear la trampa de los estudios globales que muestran crecimientos pero que esconden o dejan en segundo plano los vaivenes de la economía real en las fábricas argentinas.

El CEU elabora un informe con números desagregados por sectores

Estarán sobre la mesa todos los temas que hasta el momento esperaban por los resultados de las políticas de mediano plazo para retomar una senda ascendente, pero que se encontraron con limitaciones fuera de las fábricas. La combinación de los costos argentinos con la apertura de las fronteras a productos manufacturados dejó en caída libre a varios sectores.

Hasta el momento, la UIA había decidido evitar confrontaciones con el Gobierno nacional para quitarse el mote de entidad "opositora", pero sin embargo desde la Casa Rosada se quejaron de los "llantos" de la industria por los reclamos que levantaron la voz en la Conferencia Industrial que realizó la entidad en diciembre pasado.

Se espera que el martes el Comité Ejecutivo de la entidad fabril emita un comunicado

"A partir del martes empiezan las acciones, y casi con seguridad habrá un comunicado para mostrar la situación real del sector", adelantó a BAE Negocios uno de los que estará sentado en la mesa del Comité Ejecutivo del martes próximo en Avenida de Mayo 1147.

Los industriales le pondrán casos puntuales a las profundas heterogeneidades que se observaron en el contraste entre la trayectoria de 2016 y 2017, como también en los distintos sectores industriales. Allí se verán las caras empresas que "vuelan" en su nivel de actividad, especialmente aquellos relacionados con la inversión pública y privada, y las energías alternativas.

Lejos están las fábricas cuyos productos están orientados al consumo de segmentos mediosbajos, que compiten con la importación en segmentos de baja diferenciación de producto. En ese sentido, los industriales pedirán una retracción del cese de las 314 Licencias No Automáticas que la administración nacional retiró del control de los ingresos al mercado nacional.

La ausencia de financiación para la industria, con la eliminación de la línea de créditos para la producción, dificultó a las empresas fabriles para la inversión que permita competir con productos que "en muchos casos ingresan a precios de dumping o con apoyo de promociones de origen, que termina siendo una competencia desleal".

El encuentro servirá para delinear un posicionamiento formal que Acevedo buscará transmitir al Gobierno. La idea principal es mantener un encuentro directo con el presidente Mauricio Macri porque consideran que existen diferencias hacia adentro de la administración nacional en las políticas públicas. Entre los industriales esperan que se priorice la mirada del Ministerio de Producción, que conduce Francisco Cabrera, por sobre las decisiones del secretario de Comercio, Miguel Braun, que tiene línea directa con Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.

Las fuentes consultadas confirmaron que habrá un comunicado público con posturas generales de la situación analizada desde adentro de la UIA, pero que habrá un informe técnico mucho más frondoso para acercarle al Gobierno.