La UIA comenzó un raid de consultas entre las regiones y sectores que participan de la entidad para armar un mapa de estado de situación de la industria, más allá de las heterogeneidades que se demostraron en el tibio crecimiento durante 2017, con el objetivo de realizarle al Gobierno un planteo técnico pero con argumentos y casos concretos. El primer turno fue de los bonaerenses, que dejaron un escenario de alerta por la falta de financiamiento, pérdida de competitividad y ausencia de creación de empleo.

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, se sorprendió con la gran cantidad de dirigentes y asociados de la UIPBA que participaron de la reunión. Sucede que si bien la entidad concentra a la mayor cantidad de fábricas que existen en el país, llamó la atención que el primer día de febrero más de cien empresarios se congregaran a las 11 en la sede porteña de Avenida de Mayo 1147, lo que marcó la preocupación ascendente que existe en el sector manufacturero.

La agenda de temas no sorprendió y abarcó los problemas que arrastra el sector productivo: la financiación para invertir; la fuerte presión impositiva; los gastos en el sistema litigioso; los costos laborales; y los precios energéticos que le quitaron competitividad a las fabricaciones locales. Esa ecuación tuvo como consecuencia el congelamiento del empleo, que nunca pudo recuperar los más de 30.000 puestos de trabajo que quedaron en el camino durante 2016.

La semana próxima, Acevedo viaja a Santa Fe y Córdoba para conocer las problemáticas locales

Los bonaerenses pusieron énfasis en las modificaciones positivas de los gobiernos nacional y provincial, pero al mismo tiempo alertaron que los cambios a largo plazo sufren el revés de la realidad. Por caso, la reducción en el impuesto a los Ingresos Brutos que dispuso la gobernadora María Eugenia Vidal quedó "totalmente" licuada por los revalúos fiscales en provincia de Buenos Aires.

"Este año las fábricas bonaerenses van a pagar un fuerte aumento en II.BB., que les quita toda la competitividad que podían aspirar a tener. Y en algunos casos, ya no piensan en salir al mercado mundial sino apenas defender el escaso mercado interno ante las importaciones", le confesó un integrante de la UIA a BAE Negocios.

En el cónclave, del que fueran parte Uipba y Adiba, hubo un fuerte planteo por la ausencia de créditos destinados a la producción. Los representantes de las tres instituciones coincidieron en la "preocupación por el cese de herramientas crediticias como la Línea de Financiamiento para la Producción y la Inclusión Financiera (ex LCIP) y otros regímenes para alivianar la carga financiera de las pymes", señaló un comunicado de prensa.

“No hubo catarsis sino detalles de situaciones para mejorar la producción”, afirmaron

"Ambas líneas representan el 88,6% del crédito para las pymes, esto es un claro indicador de cuán trascendentes son para este sector. Por eso es muy importante el trabajo que están llevando adelante el BICE y un conjunto de actores de la banca pública -BNA, Bapro, Fogaba, entre otros- para diseñar instrumentos que potencien el crédito a las pymes industriales", señaló Acevedo al cierre del encuentro.

Además se valoró de manera positiva la adhesión que realizó la Legislatura de la provincia de Buenos Aires a la nueva ley de ART, luego del fuerte reclamo que realizó durante casi un año la UIPBA. Sin embargo, los dirigentes industriales enfatizaron en la necesidad de avanzar en la conformación de las Juntas Médicas para aliviar el aún alto costo de litigiosidad, a la vez de insistir en una baja considerable de la cuota requerida por el sistema.

"Es muy importante que los industriales estemos unidos para poder expresar todas las situaciones en un marco de diálogo y confianza. Sin dudas, esta UIA es muy representativa de todos los sectores y regiones, con gran presencia de las pymes, el corazón de la industria", afirmó Gualtieri, al cierre de la reunión.