La inflación de los pobres, expresada por el Indec en la Canasta Básica Total (CBT), fue de 4,3% en febrero. Y más grave aun: la de los indigentes fue de 5,1%. Hacia adelante, por la nueva trepada del dólar, resulta esperable que la dinámica continúe en la misma dirección. De esta forma, un trabajador necesitó en febrero un salario de $27.570 para que su familia tipo de 4 integrantes no cayera debajo de la línea de pobreza. El dato resulta destacable, tomando en cuenta que el salario mediano, según la última Encuesta Permanente de Hogares, fue de $14.660.

Con todo, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) -que marca la línea de lo que necesita ganar en un mes una persona para no caer en la indigencia- llegó a $3.597. La CBT trepó hasta $8.922. Para una familia tipo de cuatro integrantes ese indicador llegó a $11.117 para la de indigencia y a los mencionados $27.570 para la de pobreza. Dato clave: la medición de la CBT del Indec no incluye los gastos de alquiler sino que da por hecho que los que pelean con la línea de la pobreza son propietarios. La cuestión empeoraría mucho si a esa canasta se le sumara un alquiler de, por ejemplo, $15.000.

Los datos que mostraron las líneas de indigencia y pobreza publicados ayer eran esperables por la suba que vienen registrando los alimentos, a partir del traspaso de la devaluación a precios. Así, los que sufren las mayores subas continúan siendo los sectores con menores ingresos. De hecho, con una interanual para el IPC Nacional de 51,3%, las variaciones de la línea de indigencia y pobreza treparon muy por encima: 59,1% y 57,2%, respectivamente.

Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) en lo que va de la gestión Cambiemos, es decir desde diciembre del 2015, la inflación de los trabajadores fue de 187%. El diferencial entre el decil de mayores y el de menores es notorio. Mientras que la inflación fue de 168,2% para los que más ganan, fue de 217,7% para los de menos.

El 4 de abril el Indec va a publicar los números de distribución del ingreso del cuarto trimestre. Hasta acá el último publicado es el del tercero. Tomando esos datos, se ve que un trabajador encargado de ser el sostén de su familia tipo de 4 integrantes debe ser del estrato social alto para que su grupo no caiga en la pobreza. Es decir: según el Indec, un asalariado de clase media percibe entre $11.000 y $26.550 mensuales y por ende no tiene posibilidades de sostener a su familia sin caer por debajo de esa línea. Además, el sueldo mediano es de $14.660 (para calcularlo se eliminan los ingresos absurdamente altos y los más bajos).

Ese último número, que será actualizado en breve, sirve para explicar lo que mostraron los datos oficiales del mercado de trabajo publicados durante la semana pasada. Ahí se vio que, por la fuerte caída del salario real, aquellos que no tienen trabajo se volcaron al mercado a buscar un puesto (los desocupados pasaron del 7,2% al 9,1%). Y aquellos que tienen uno también tuvieron que intentar conseguir otro empleo complementario (los ocupados demandantes pasaron de 14,7% a 17,3%). En suma, según el Indec, la presión sobre el mercado de trabajo creció 5,6 puntos durante el año pasado.

Hoy será publicado el índice de pobreza del segundo semestre del 2018. En el primero fue de 27,3%. Se espera que la dinámica haya sido de fuerte deterioro y que el número se acerque al 32%. Si se concreta, el número superará al último publicado durante 2015, de 30,1%. El camino inverso a la pobreza cero.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Sin IFE, en abril continuó la disciplina fiscal

En abril, y con las conversaciones con el Fondo como telón, continuó la austeridad fiscal

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

La inflación no baja del 4% y la mirada está en la regulación

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

Por la baja del salario, la inversión sube a alta velocidad

La cantidad de personas sin gas ni cloacas batió el récord

El 53,6% de las personas no accedió a algún servicio o red pública durante el segundo semestre del 2020, en plena pandemia

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

Dólar: el boom sojero le da calma a la macro

El salario recuperó 0,1% en el primer trimestre pero cayó 23% en tres años y medio

Salario y jubilación anotan recuperaciones parciales

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

El crédito a empresas cayó 7% y es el octavo mes al hilo

En pleno ajuste de los salarios, el consumo sigue estancado

Los salarios anotarán una cuarta caída consecutiva en 2021

Tras la mejora de la industria en marzo, la segunda ola provocó una caída en torno 2,5% en abril

Tras el buen marzo, la industria cae en torno a 2,5% en abril

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

El 50% del financiamiento del Tesoro es con deuda en pesos

noticias relacionadas