La fabricación de golosinas entre enero y agosto tuvo un retroceso acumulado del 12%, producto de la contracción de la demanda, ya que el consumo aparente cayó 14,9%, según la consultora IES.

En cuanto al comercio exterior, las exportaciones de golosinas, galletitas y snacks alcanzaron un valor de US$137 millones, que representa una caída de 8,7% respecto de 2018. En el acumulado a agosto, los volúmenes totales despachados fueron de 46.000 toneladas, una suba de 5,3% con respecto a igual periodo de 2018.