En un proceso de fuerte deterioro que lleva más de un año, la actividad de la construcción cayó 2% interanual en agosto, con un dato significativo: se perdieron 5.000 puestos de empleo el mes pasado.

Las fuentes de la Cámara Argentina de la Construcción consultadas por BAE Negocios se refieren a una pérdida de al menos 5.000 empleos por mes desde comienzos del año y prevén que la tendencia se mantenga hasta fin de año por la falta de presupuesto del Gobierno para obras de infraestructura.

Las fuentes indicaron que la mayor baja de puestos de trabajo está vinculada a la obra pública, donde a pesar del discurso oficial sobre la normalidad en los planes, existen recortes y retrasos en los plazos de ejecución. La actividad privada también cae pero en menor porcentaje. Las transferencias de la Nación a las provincias pasaron de un tiempo promedio de 60 días a 120 días en algunos casos, y el pago a las constructoras registra demoras de 60 días, dijeron desde el sector.

"Es impensado que la actividad vuelva a impulsarse, por lo que veremos un empeoramiento, y será muy grave en distritos como la provincia de Buenos Aires y en especial, el Conurbano bonaerense", expresaron las fuentes. Esta coyuntura ya provocó un debilitamiento en la cadena de pagos debido a que el freno o la desaceleración de los proyectos en marcha afecta el pago a los proveedores.

Otro elemento que conspira contra la recuperación del sector es el constante aumento del precio de los materiales para la construcción. "Todavía se ve el efecto grave de la devaluación porque no es algo inmediato. El traslado se seguirá notando un tiempo más", señalaron desde el sector.

Casos provinciales

La situación en Salta tomó relevancia por una solicitada de la Cámara salteña de la Construcción que anunciaba la "inevitable" disminución o paralización de obras en curso, "con el consiguiente despido de personal, alteración de la cadena de pagos, cierre de empresas y cancelación o retraso en la entrega de las obras a sus beneficiarios naturales". Los empresarios explicaron que se ven afectados por la inflación y el retraso de los pagos; aseguran que hicieron las gestiones ante organismos nacionales y provinciales pero no obtuvieron "ni respuestas ni soluciones".

En el comunicado de la Cámara Salteña de la Construcción explican que muchas obras "pudieron terminarse con los aportes de fondos propios realizados por las empresas constructoras", en muchos casos recurriendo a financiamiento bancario. "Pero nuestra capacidad para continuar financiando la obra pública está agotada", afirmaron.

Más notas de

Francisco Martirena

Efecto Pandemia: ya se perdieron 14.000 empleos en hoteles y restaurantes de todo el país

Se perdieron 14.000 empleos en hoteles y restaurantes del país

Los industriales frenaron la baja del arancel externo del Mercosur

Los industriales frenaron la baja del arancel externo del Mercosur

Panaderías denunciaron a sus proveedores ante el Gobierno por suba de precios

Panaderías denunciaron a sus proveedores por suba de precios

Efecto Pandemia: se disparó la informalidad laboral en las Pymes

Efecto Pandemia: se disparó la informalidad laboral en las Pymes

Los planes de Cancillería para aumentar las exportaciones a Centroamérica y el Caribe

Los planes de Cancillería para aumentar las exportaciones a Centroamérica y el Caribe

Efecto Cuarentena: la producción metalúrgica se desplomó un 38,7% interanual en abril

Efecto Cuarentena: la producción metalúrgica se desplomó un 38,7% interanual en abril

Pymes industriales advierten que bajar el arancel externo “implicaría la muerte del Mercosur"

Pymes advierten que bajar el arancel externo sería “la muerte del Mercosur"

Peligroso: La producción de autos podría frenarse en una semana

Peligroso: La producción de autos podría frenarse en una semana

Alimenticias presionan con subas de hasta 15%, pero mayoristas y supermercados resisten

El precio de la leche, el queso cremoso y los yogures bebibles bajarán entre 1,5 y 8%

El Mercosur, en tensión: socios apuran bajar el arancel externo y libre comercio en autos para 2030

Los socios del Mercosur quieren el libre comercio automotriz en el 2030