El uso de la capacidad instalada en la industria se ubicó en 69,2% en noviembre, el nivel más alto de los últimos dos años, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). De esta manera, superó el 68,3% de octubre y el 68,4% observado en igual mes de 2016.

De acuerdo al reporte difundido por el ente estadístico, la mayor utilización estuvo motorizada por el despegue de la construcción, a la que el gobierno le dio aire de la mano de la obra pública durante el 2017. En tanto los sectores más golpeados siguen siendo el automotriz, productos de caucho y plástico y textiles, que operan por debajo del 61%, lo que refleja la disparidad sectorial dentro del rubro fabril.

Según el Indec, al tope del uso de la capacidad instalada en noviembre estuvieron las industrias metálicas básicas con el 83,1%, papel y cartón con 82,7% y minerales no metálicos con 80,6%. Le siguieron la refinación de petróleo con 79%, sustancias y productos químicos con 71% y productos del tabaco con el 70,5%.

Los que estuvieron debajo del promedio fueron los productos alimenticios y bebidas con 67,7%, edición e impresión (62,9%) y metalmecánica excepto automotores (61,2%).

"El sector siderúrgico registra un aumento en la utilización de las plantas productivas que se vincula principalmente con el mayor nivel de la actividad de la construcción, el crecimiento de la fabricación de maquinaria agrícola, la mayor demanda vinculada a desarrollos energéticos y el crecimiento de distintos segmentos de fabricación de línea blanca", explicó el informe oficial.

"La utilización de la capacidad instalada en el bloque de productos minerales no metálicos crece, impulsada por la construcción tanto de obras públicas como privadas, que estimularon la demanda de cemento y de otros materiales de construcción", puntualiza el reporte del Indec, en referencia a los incrementos registrados en 2017 en el consumo de cemento (12,5%), placas de yeso (8,7%), ladrillos huecos (7,8%),pisos y revestimientos cerámicos (7,4%) y artículos sanitarios de cerámica (6,3%).

El presidente de la Coordinadora de la Industria de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, evaluó ante la consulta de BAE Negocios que el sector "se mantuvo estable en 65% en el último trimestre". "Hemos llegado a estar arriba del 80%. No estamos en un momento crítico, es aceptable, pero podría ser mejor", sostuvo el dirigente empresario.

En tanto, desde una importante firma tabacalera señalaron que "estamos casi al tope" de la utilización.

De todas formas, la actividad de ese sector cerró noviembre con una utilización del 70,5%, por debajo del año pasado y su menor valor del 2017, y desde que se inició la serie medida por el Indec en enero de 2016 perdió casi 14 puntos, ya que en ese entonces había medido 83,9%. Y es que el sector acumuló una baja del 3% entre enero y noviembre, la segunda mayor después del rubro textil.