Después de dos meses de caída en la rentabilidad, la banca pública torció el rumbo, de la mano de la tenencia de Letes en dólares, que se beneficiaron con la disparada del dólar. De hecho, en agosto cerró balances con una ganancia de 17.285 millones de pesos, prácticamente cuatro veces más que los $4.975 millones que había registrado en julio. La mejora en el precio de los bonos que tiene en cartera y la diferencia por cotización fueron los pilares de esta fuerte recuperación. Del otro lado, los bancos privados sintieron el golpe del freno en el crédito y redujeron 2,3% sus ganancias respecto el mes previo, de $9.023 M en julio a $8.809 M en agosto, explicado en gran parte por el menor cobro por intereses.

Los datos surgen del último informe sobre bancos del Banco Central, que destacó una mejora en el margen financiero de todos los bancos, que "se debió principalmente a mayores resultados positivos por títulos valores, ajustes por operaciones a término en moneda extranjera y, en menor medida, al incremento de los ingresos netos por ajuste CER". En rigor, el resultado que lograron por la cartera de bonos de los bancos públicos fue de $20.410 millones, más del doble de los $9.903 millones de julio. Esto, básicamente incluye el devengamiento de la TIR para los títulos valuados a costo más rendimiento y las ganancias o pérdidas por fluctuaciones en las cotizaciones de los bonos en el mercado, pero no la tenencia de títulos en dólares.

En ese sentido, la corrida que hubo sobre el dólar en los últimos días de agosto y que llevó el precio de $30 a $38 generó efectos dispares en los bancos del sistema, con ganadores en la banca pública y perdedores en los bancos privados. De hecho, el beneficio por la diferencia de cotización en los bancos públicos pasó de $1.060 millones a $6.351 millones mientras que los privados, que en julio habían ganado $4.139 millones en ese ítem, en agosto registraron un rojo de $6.136 millones. Esto refleja la mayor tenencia de Letes en dólares de los bancos públicos, y el consecuente beneficio que tuvieron por la devaluación, según explicaron en el mercado.

Menos cheques rechazados

Por otro lado, el informe también destaca que en septiembre se redujo el rechazo de cheques por falta de fondos, tanto en monto como en porcentaje del total operado. "En términos de montos, el ratio de rechazo de cheques descendió hasta 1,1% del total compensado, continuando el descenso observado tras el pico de mayo de 2018, cuando había alcanzado un nivel de 1,4%", sostuvo el BCRA.