La empresa Ledesma, principal productora de azúcar del país, finalizó ayer la zafra 2019, con una cosecha de 317.000 toneladas, similar a la de 2018, y con una inversión de US$12,5 millones.

Según un comunicado de prensa, la molienda fue 3.700.000 toneladas de caña de azúcar, de las cuales algo más de 3.000.000 fueron propias y 700.000 fueron toneladas de cañeros independientes. Esto último requirió de gran esfuerzo de parte del área de logística de la compañía y los transportistas, ya que se incorporaron nuevos cañeros, lo que contribuyó a la actividad productiva en Jujuy.

"Este año hubo una muy buena primavera y un invierno sin heladas, aunque el verano previo a la zafra fue seco, sobre todo en el mes de febrero. A pesar de que esa sequía complicó el desarrollo final del cañaveral, la producción de caña fue apenas inferior a la del año pasado", dijo la compañía.

La compañía resaltó que viene trabajando en la rotación de caña con soja para enriquecer la tierra con nutrientes de uno y otro cultivo. Este año 1.400 hectáreas mejoraron su productividad con este sistema. Además, la incorporación de tecnología de monitoreo y las imágenes con drones permitieron detectar fallas de plantación y malezas en los cultivos de manera temprana, señalaron.

En 2020, Ledesma planea inversiones por más de US$4,5 millones para la ampliación de su fábrica de papel, para producir papel natural 100 % caña de azúcar con destino a mercados europeos y norteamericanos.

La producción de azúcar genera en Ledesma unos 2.800 empleos directos sobre un total de 8.000 en toda la empresa.