El desdoblamiento cambiario ya es un hecho. A una semana de las elecciones, la dolarización vía contado con liqui (CCL) se disparó y la cotización que surge de la compra-venta de bonos y acciones abrió una brecha de más de 15 pesos contra el tipo de cambio mayorista (13 pesos contra el minorista).

Lejos de detenerse, analistas creen que el spread continuará ampliándose hasta fin de año y que el valor del CCL podría alcanzar un promedio de $81,4 en diciembre, con un techo de 89,2 pesos.

Según indican en el mercado, el salto del contado con liqui de los últimos días estuvo impulsado por una mayor demanda de cobertura por parte de empresas -que desde la reinstalación del cepo a principios de septiembre se ven imposibilitadas de adquirir divisas para atesoramiento- y la salida de grandes fondos de inversión ante la proximidad del "27-O" y el temor a un endurecimiento de las restricciones cambiarias tras el drenaje de reservas que se desató después del inesperado resultado de las PASO (se perdieron US$20.230 millones desde las primarias).

El dólar CCL cerró a $73,51 el viernes, aunque llegó a tocar los $75 durante la rueda. Así, acumuló una suba de 7,9% en la semana. Mientras tanto, las intervenciones del Banco Central en el mercado mayorista continuaron manteniendo anestesiada a la divisa oficial, que culminó a $58,35 en el MULC, lo que significó un alza semanal de 0,5%, y a un promedio de $60,73 en las pizarras.

El contado con liquidación trepó 7,9% la semana pasada y llevó el spread a $15

"La evolución del dólar Contado con Liqui (CCL) se ha transformado en la variable clave desde la reinstalación del cepo. Hemos tenido varios vaivenes que han provocado cierta desorientación", señalaron desde Delphos Investment.

En un informe difundido el viernes, desde la consultora indicaron que, por la inercia inflacionaria esperan que el contado con liqui adquiera una dinámica alcista que implicaría una cotización estimada promedio para el caso base -es el escenario más moderado: ni optimista ni pesimista- de $76,1 en noviembre, $81,4 en diciembre y $86,3 en enero de 2020. De acuerdo a estas proyecciones, el techo o zona de resistencia para cada mes estaría en $83,4, $89,2 y $94,5, respectivamente.

Lo cierto es que, con una plaza cambiaria restringida por el cepo e intervenida por el BCRA, el contado con liquidación se transformó en el último tiempo en el verdadero termómetro del mercado. De hecho, desde el último mes algunos empresarios comenzaron a tomarlo como referencia a la hora de determinar remarcaciones de precios o cerrar operaciones en moneda estadounidense. Por ahora, el volumen de negocios no alcanza para desbancar completamente al oficial pero de continuar creciendo, es de esperar que el tipo de cambio que se determina en el MULC termine resultando meramente anecdótico, tal como sucedió durante al última etapa del Gobierno de Cristina Kirchner.

La confirmación por parte del FMI de que el desembolso de los US$5.400 millones no llegará antes de que se defina quién será el próximo presidente sólo sumó más fichas a la expectativa del mercado de un endurecimiento del cepo después del domingo, a pesar de que desde el Gobierno aseguran que no están evaluando nuevas restricciones.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos