Sin muchas posibilidades de que en los próximos días llegue la tan esperada lluvia a la principal zona agrícola del país, su ausencia ya puso en jaque ingresos por u$s20.134 millones para el presente año. Dicho monto responde al 80% de la futura cosecha de soja y maíz, que hoy ya está afectada por la sequía.

Los datos fueron consignados por la Bolsa de Comercio de Rosario que alertó, que con "lluvias que pasan de largo y marcas térmicas por encima de las normales, febrero dejó un déficit de agua sin precedentes en la región".

Esto "extiende la sequía al 80% de la zona núcleo" donde se espera en principio 46,6 millones de toneladas de soja y 35 millones para el maíz. Con la merma, y a valores FOB actuales, la oleaginosa podría perder u$s15.000 millones y el cereal, u$s5.200 millones.

Encima los pronósticos no son buenos. Según el director científico de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa, José Luis Aiello "los mecanismos atmosféricos que generan lluvias siguen muy ineficientes por la predominancia de centros de alta presión" por lo cual "al momento no se vislumbra ningún cambio relevante" y si bien "alguna provisión de agua podría ser favorable, solo será en casos puntuales".

El informe advirtió que "los cultivos de segunda avanzan en su ciclo y el margen para recuperar quintales es cada vez menor", para esto se necesita acumulación de agua por 140 milímetros en los próximos quince días, de lo contrario los rendimiento para el cereal seguirán en baja.

Otro ejemplo del actual escenario, es la soja de segunda donde GEA manifestó que continúa "bajado" el potencial de rinde con cada día que pasa sin llover. El promedio está hoy por debajo de los 1,5 toneladas por hectárea, pero también está la posibilidad la pérdida total de los lotes si no llegan pronto las precipitaciones.

La ausencia del agua se refleja fuerte en el mercado local. El miércoles la soja cotizó en los $6.300 lo que generó ventas cercanas a las 500.000 toneladas según lo publicado por el portal oficial Sio Granos. Un volumen muy superior (145%) a lo visto el día anterior cuando el poroto se pagaba a 6.200 pesos.

El traspaso de mano se debió a que el precio disponible se ubicó u$s4 por arriba del contrato mayo que tanto buscaba el productor. Sin embargo y pese a que ayer se mantuvo en el mismo valor, el volumen de venta bajo. Al cierre de esta edición sólo se habían comercializado 225.000 toneladas. Ahora el productor busca los 6.400 pesos.

La exportación sabe que como siempre puede ser imparable la escalada de precios para que se siga vendiendo. Pero sin lluvias a la vista entiende que será difícil conseguir los granos después. Además, la Bolsa de Cereales redujo la proyección de soja en un 6,3% lo que significa una producción de 44 millones de toneladas.