El derrumbe sin pausa de la actividad industrial de 7,4% en julio, según la medición de la UIA, mostró un fuerte impacto en el empleo privado, y en particular en el asociado a loa actividad industrial. Los datos muestran que desde 2015 se perdieron 144.675 puestos de trabajo, y si bien la sangría se había aminorado en julio en relación a junio, mayo y abril, la devaluación tras la corrida cambiaria pos PASO llevó a las expectativas de desempleo en alza para agosto, septiembre y octubre, al menos.

"Se observó una suavización en la caída del empleo industrial. El empleo asalariado industrial se contrajo 4,7% interanual (54.465 puestos menos). Desestacionalizada, la variación del empleo asalariado en la industria fue de 0% (513 puestos), con un mejor desempeño que en junio y con una mejora significativa respecto de marzo (-0,6%) y abril (-0,5%)", señaló el informe de la UIA.

El trabajo realizado por el Centro de Estudios de la central fabril mostró además que "en julio se vio una suavización en la caída del empleo industrial, que también se observó en otros sectores, como construcción", aunque alertó que "seguramente esta dinámica haya sido modificada por la volatilidad financiera registrada luego de las PASO que afectó tanto a la actividad como al empleo".

"Las expectativas empresariales sobre la dotación de personal futura relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Producción y Trabajo, fueron negativas en el mes de agosto. En neto, las expectativas de aumento del personal en los próximos 3 meses fueron negativas en 1,1 puntos porcentuales", describió la UIA.

El dato más grave es la mortandad de empresas que se registró en los últimos años. "Se registra un descenso de las empresas declarantes de 2,4% interanual", destacó el informe. Esa caída es mayor en la industria, con una contracción del 3,2% interanual, lo que significó 1.722 empresas menos, casi en su totalidad pymes.

El resultado es inequívoco: las empresas cierran o se trasladan a la informalidad. Los datos de caída de empleo se pusieron en línea con la tasa de desocupación, que aumentó a 10,6% de la PEA en el segundo trimestre del año (1% respecto del 9,6% de 2018). "La informalidad total también ha ascendido a 34,5% del empleo asalariado", se lamentó la UIA.

Tal como había anticipado BAE Negocios, la actividad industrial registrada por la UIA mostró una caída de 7,2% interanual y de 1,0% respecto al mes anterior en la medición desestacionalizada. "En el acumulado del año, la actividad industrial manufacturera cayó 7,5%", puntualizó el CEU.

"La mayoría de los rubros industriales analizados presentó caídas interanuales en sus niveles de actividad en agosto, siendo la industria automotriz la más afectada. Algunos sectores amortiguaron la caída al volver a registrar variaciones interanuales positivas, como la industria de alimentos y bebidas, la refinación de petróleo y la producción de tabaco", destacó el informe.

Más notas de

Ariel Maciel

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

Industriales piden al Gobierno detener el golpe importador

Anteojos sin control

Luego del piso de la crisis, la industria se estabiliza

Las electrointensivas esperan utilizar capacidad instalada

Por la primarización, el superávit comercial fue de US$2.445 millones

Superávit comercial por US$2.445 millones

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

El Gobierno le prometió a la UIA reactivar el crédito apenas renegocie la deuda

Titulares de la UIA llegando al encuentro

El Gobierno apuesta a la recuperación de las pymes, que ahora esperan por créditos

En la UIA esperan créditos

Las fábricas le encontraron piso a la crisis del empleo

Preocupa la inactividad fabril

Kulfas prometió medidas para recuperar a la industria y Rocca habló de confianza

El ministro y el empresario cerraron el 18° Seminario ProPymes

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner