Los empresarios industriales mostraron preocupación por la inestabilidad cambiaria aunque miraron con recelo las proyecciones oficiales de planchar en $40 el dólar, lo que significará reiterar la política de atraso en la divisa. Si bien muchos integrantes de la UIA descreyeron del cumplimiento de las metas que se presentaron en el Presupuesto, alertaron que de cumplirse el objetivo "el mercado volverá a castigar esa decisión y devaluará nuevamente".

Las proyecciones del proyecto de Presupuesto 2019 prevén un dólar que cerraría el 2018 con un valor promedio de $28,30. Tal como se viene dando la dinámica de la divisa, para que eso ocurra, debería apreciarse ya mismo hasta los $38 y terminar el año en esos niveles. Luego, para el año que viene proyecta un valor promedio de $40,10, demasiado cercano al $38 con el que cerraría el 2018, si las ilusiones oficiales se cumplieran. Por eso el economista jefe de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, calificó al supuesto como "una pseudo convertibilidad a $40". Una vuelta al atraso cambiario.

"Si medimos con la inflación está midiendo vía Indec y la proyección presupuestada, es un dólar que se queda corto", afirmó el vocal de la UIA, José Urtubey. Mientras que el director ejecutivo de la entidad, Diego Coatz, confirmó que la "clave" de los dueños de las fábricas es "mostrar estabilidad cambiaria independientemente de lo que muestre el Presupuesto, para bajar la tasa de interés, y con eso obtener previsibilidad de costos".

La mirada de los industriales es de corto plazo. Saben que los conflictos del día a día pusieron en situación de inestabilidad diaria ante los aumentos de los costos y la falta de financiamiento. "Si al dólar lo sigue manejando el mercado, no hay industria que aguante", confesó otro de los integrantes de la mesa chica de la UIA.

En las fábricas existe una fuerte desconfianza en las proyecciones oficiales. Consideran que el atraso fue desbaratado por acción del mercado. "Aún no hay privados que vendan dólares. Eso te marca que la corrida aún está latente y no hay equilibrio", analizó un industrial de las economías regionales.

"El Gobierno no tiene plata para controlar el tipo de cambio por lo que no hay margen para fijar el valor del dólar. Va a pasar lo que tenga que pasar", le dijo otro referente fabril. Más dura fue otra fuente del mundo UIA: "No confío en las estimaciones macro de este Gobierno", dijo, quien sentenció que los delanteros Oliver Giroud (Francia) y Gonzalo Higuaín (Argentina) -ambos no marcaron goles en el Mundial de fútbol- "tuvieron más aciertos" que los especialistas cambiemitas.