La industria utilizó el 64 por ciento de su capacidad instalada, en promedio, en diciembre de 2017, cuando creció 1,8 por ciento, en un año con marcadas diferencias, según los rubros, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La utilización promedio de la capacidad instalada del 64 por ciento estuvo apenas por sobre el 63,6 por ciento de diciembre del 2016, cuando la industria había caído 4,6 por ciento respecto a 2015.

Los bloques sectoriales que en diciembre mostraron niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general fueron refinación del petróleo, con el 86,3 por ciento; productos minerales no metálicos, 76,7 por ciento; industrias metálicas básicas, 73,3 por ciento; papel y cartón, 72,8 por ciento, y sustancias y productos químicos, 68,9 por ciento.

En cambio, los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son productos del tabaco (61,8 por ciento); productos de caucho y plástico, (61,5 por ciento); productos alimenticios y bebidas (61,2 por ciento); edición e impresión, (57,8 por ciento); productos textiles (55,7 por ciento); metalmecánica excepto automotores, (55,6 por ciento); y la industria automotriz, (38,3 por ciento).

El año pasado mostró un crecimiento desigual en el sector fabril con seis ramas industriales que cerraron en alza, y un número similar, en baja.

Entre las que pudieron superar el nivel del año pasado, figuran edición e impresión, con un alza del 0,9 por ciento; neumáticos, con 1,5 por ciento; minerales no metálicos, 6,2 por ciento; metálicas básicas, con 9,2 por ciento; automotriz, con 5,4 por ciento; metalmecánica, con 8,5 por ciento.

En el bloque de la refinación de petróleo, el 86,3 por ciento de diciembre constituye uno de los valores máximos para 2017, luego del 86,4 por ciento registrado en el mes de junio de 2017. 

Asimismo, en diciembre de 2017 se registró un incremento en la utilización de la capacidad productiva respecto del último mes del año anterior que se vincula principalmente con los aumentos en las producciones de nafta súper, gasoil, aerokerosene (vinculado al mercado de la aviación) y asfaltos. 

En este último caso, según datos del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), el consumo interno de asfaltos registra un crecimiento de 22,5 por ciento en diciembre de 2017 con respecto al mismo mes del año anterior.

El aumento de la utilización de la capacidad instalada en el bloque de sustancias y productos químicos se vincula con el mayor nivel de actividad en los rubros productores de agroquímicos, químicos básicos, fibras sintéticas y artificiales y gases industriales.

La utilización de la capacidad instalada en el bloque de productos minerales no metálicos creció impulsada por la actividad de la construcción, con buenos desempeños en las producciones de cemento y de otros materiales para la construcción.

Las empresas consultadas consideran que las obras que mantendrán el nivel de actividad de la construcción en los próximos tres meses son, principalmente, las obras viales y de pavimentación, las viviendas y las obras vinculadas con distribución de agua y red de cloacas.