La inversión financiera aumentó 790% y la productiva cayó 14% en los dos últimos años, advirtió un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda.

Según el estudio, por inversiones productivas externas ingresaron al país en 2017, según el acumulado de los primeros tres trimestres, unos u$s8.280 millones, lo que representa una merma del 14% frente a los u$s9.577 millones registrados en igual período de 2015, subraya el informe en base a datos publicados por el Indec.

En los nueve meses de 2016, en cambio, existe una suba de 4.593 millones de dólares, comparado con el 2015, según informa el trabajo de la casa de estudios.

Por inversiones financieras o especulativas ingresaron al país el año pasado 27.937 millones de dólares, esto es, 3.252 millones más que en 2016 y 24.797 millones más que en 2015, lo que se traduce en un aumento del 790%.

“Se advierte que la relación entre uno y otro tipo de inversión es notable: por cada dólar de inversión productiva ingresado al país en 2017, entraron otros 3,4 dólares por inversiones especulativas”, señala el informe.

Ese comportamiento financiero se debió en parte a la “fuerte emisión de deuda del Gobierno y a la desregulación de las inversiones especulativas aplicadas en este último tiempo”.

Agrega el informe que el bajo incremento en la IED o inversión productiva “indica cierta reticencia de los inversores externos a posicionarse en inversiones de largo plazo como consecuencia de la desconfianza que ofrece la actual política económica en tanto se acumulan desequilibrios internos y externos”.