Los números de actividad económica, publicados ayer por la Dirección de Cuentas Nacionales del Indec, mostraron un crecimiento de la participación del consumo privado sobre la demanda agregada en lo que va de la gestión Cambiemos. A la par, reflejaron una caída del lugar que ocupa la inversión en el total. Ambos fenómenos fueron a contramano de la pretensión oficial, que al asumir había proclamado un cambio estructural en la otra dirección. El consumo pasó de una participación de 72,1% en la demanda en 2015 a una de 75,1%. La inversión cayó desde una de 19,5% a otra de 16,9%.

Se consolida la relevancia creciente del consumo en el tirón de demanda y se contrae la de la formación bruta de capital fijo, es decir la inversión, que además cayó 24,6% interanual y 0,9% intertrimestral desestacionalizado. El consumo, por su parte, además de caer 10,5% interanual, bajó 2,5% contra el trimestre anterior. El consumo público subió 2% intertrimestral y las exportaciones 0,3%.