La inversión productiva local sigue en caída y contradiciendo el discurso oficial que la ponía como el componente fetiche de la demanda agregada: mostró una contracción de 16,8% interanual en mayo. Los datos son de la Fundación Germán Abdala. La buena es que la comparación con abril mostró una mejora de 1,1% libre de factores de estacionalidad.

La inversión viene en franca contracción y de hecho esta fue el mes 13 con caída interanual. Y hace 9 que las bajas son de dos cifras. El último dato de Cuentas Nacionales del Indec, del primer trimestre, mostró una fuerte caída de 24,6% para la formación bruta de capital fijo. Por las altísimas tasas y por el escaso nivel de consumo que muestra la economía, tanto la inversión de las empresas locales, como la extranjera, se encuentran en el pozo.

De hecho, tal como publicó esta semana BAE Negocios, en el último año los dólares que ingresaron al MULC por Inversión Extranjera Directa (IED) fueron US$3.468 millones. Es decir, apenas un tercio de los US$10.102 millones que entraron por el lado financiero, aprovechando las altas tasas y el dólar relativamente estable.

La nueva apuesta del Gobierno es que la lluvia de inversiones llegue desde el extranjero y de la mano del acuerdo UE- Mercosur. Ayer el ministro de Producción, Dante Sica, y el canciller, Jorge Faurie, presentaron a la prensa algunos lineamientos del acuerdo y destacaron que "en los países con los que la UE firmó tratados de libre comercio se observaron importantes incrementos de la IED". En ese sentido, mostraron que en Egipto la IED creció 500% tras la firma del tratado, en Sudáfrica 480%, en Turquía 1.100%, entre varios ejemplos. Tanto Sica como Faurie coincidieron en que no pueden adelantar proyecciones concretas pero aseguraron que la IED crecerá.