Por el deterioro de la situación económica, se aceleró en diciembre la mora en el crédito a empresas y familias, alcanzando el 3,1% de la cartera total al cierre de 2018.

El informe sobre bancos, publicado ayer por el Banco Central, revela que en el último mes del año el ratio de irregularidad de los préstamos a hogares llegó al 4% de la cartera total, 0,1 punto porcentual por encima del nivel de noviembre y 1,1 punto porcentual arriba del mismo período de 2017. En tanto, en el caso del financiamiento a las empresas la morosidad alcanzó el 2,4%, lo que significa un alza de 0,3 puntos porcentuales respecto del mes anterior.

Las líneas en las que la irregularidad se hizo más fuerte fueron préstamos personales y créditos destinados al sector de la construcción, en ambos casos superando ya el 5% de la cartera total.

Si bien en la comparación histórica los ratios de morosidad continúan siendo bajos, la suba sostenida que vienen registrando en 2018 es un claro signo de la recesión que está atravesando la economía local.

En tanto, en diciembre el crédito en pesos al sector privado cayó 2,3% en términos reales respecto de noviembre.

Sin embargo, los bancos estuvieron de parabienes en diciembre, ya que de la mano de las altas tasas de Leliq más que duplicaron sus ganancias. Según el informe del BCRA, las entidades financieras ganaron $23.199 millones en el último mes de 2018, contra $10.639 millones que habían obtenido en noviembre de ese mismo año.

El incremento en la rentabilidad de los bancos estuvo explicado por una fuerte suba en el resultado conseguido con sus inversiones en títulos valores, luego de un importante incremento en sus tenencias de Leliq durante diciembre tras el aumento de los depósitos de las familias y empresas (+5,4% real) y el desarme de Lebac.