Con un rezago de tres meses, el Indec confirmará hoy que la tasa de pobreza pegó un nuevo salto en el primer semestre y llegó, tal como anticipan las estimaciones privadas, al 35%, el número más alto desde 2008. Es decir que se ubicó 3 puntos por encima del semestre anterior y 7,7 puntos arriba de la primera mitad de 2018, lo que implica que en un año 3,5 millones de argentinos pasaron a ser pobres. El fuerte ajuste de los ingresos familiares, que impactó con más fuerza en los sectores más bajos, determinó el deterioro de los indicadores sociales y distinguió a los grandes perdedores de la crisis. El estallido de la corrida post PASO profundizará la emergencia social en el segundo semestre y los analistas estiman que Mauricio Macri podría cerrar su mandato con un nivel superior al 37%.

El índice que se conocerá esta tarde, el último dato social de relevancia previo a las elecciones, reflejará los preocupantes números que mostraron los cuadros de distribución del ingreso que publicó el Indec la semana pasada: mientras la canasta básica total, que traza la línea de la pobreza, subió 60,5% entre el segundo trimestre de 2018 y el de 2019, los ingresos per cápita familiares del 10% más bajo de la población subieron 26,2% y los del 10% más acaudalado subieron 42,4%. Es decir, todos perdieron contra la inflación pero no todos por igual: en el decil superior la caída real fue del 11,3% y en el decil más pobre, del 21,4%.

También recogerá la destrucción de 172.000 puestos de trabajo registrados en un año que mostraron los datos del SIPA en el marco de la extensa recesión vigente. Muchos de los trabajadores desplazados buscaron refugio en empleos precarios y de subsistencia, como quedó en evidencia en el crecimiento de la informalidad y el cuentapropismo que exhibió la última EPH.

En ese marco, las estimaciones privadas son coincidentes. Tanto el econometrista de la UTDT Martín González Rozada como la consultora Elypsis, que dirigen Eduardo Levy Yeyati y Victoria Giarrizzo, calcularon que la incidencia de la pobreza se habría ubicado en 35% en el primer semestre. El analista del Instituto Estadístico de los Trabajadores Daniel Schteingart la estimó en 35,1%.

Por el recrudecimiento de la crisis, en el segundo semestre podría superar el 37%, según privados

Respecto de la indigencia, hay algo más dispersión. Según González Rozada, subió al 7,1%. Para Schteingart, alcanzó el 7,7%, el número más elevado desde el segundo semestre de 2010. En cualquier caso, el porcentaje de personas que no satisface sus necesidades nutricionales básicas mostrará una fuerte escalada desde el 4,9% de la primera mitad de 2018.

Proyecciones

La devaluación desatada con la corrida que se inició el 12 de agosto implicó una reaceleración de la inflación al 4% el mes pasado y, según cálculos privados, a alrededor del 6% en septiembre. La consecuencia será un nuevo derrumbe del salario real. De momento, la recomposición de los convenios se hace esperar y el Gobierno lanzó un bono de $5.000 que muchas empresas ya pusieron en duda.

Con tres meses aún por delante, Elypsis consideró que la tasa de pobreza subirá uno o dos puntos más, con lo que se ubicaría en torno al 37% en el segundo semestre. Schteingart aclaró que "es difícil hacer una proyección todavía" pero sostuvo que ese número es "un escenario conservadoramente razonable aunque puede ser más".

"Hay que tener en cuenta tres cosas: primero, lo que pase con las paritarias estos meses; segundo, cuánto golpeará al empleo la profundización de la crisis; y tercero, ver si se repite lo que pasó en el último tiempo, que es una enorme debilidad de negociación de los que están más abajo", explicó Schteingart. Y agregó: "El año pasado lo que hizo que el salto fuera mayor al esperado fue que los ingresos más bajos subieron poquísimo. Si esto se repite, en vez de tener una suba de la pobreza esperable de unos 3 puntos de acuerdo a la devaluación que tuvimos, puede ser mayor".

Por el apagón estadístico y los cambios metodológicos en el Indec, no existe una serie oficial completa de la evolución de la tasa de pobreza durante los últimos años. Pero una reconstrucción hecha por Schteingart, Guido Zack y Federico Favata muestra que Macri asumió con 26,9% (ver gráfico). Tras la promesa de pobreza 0%, terminará su mandato con al menos 10 puntos más, lo que implicaría que 4,5 millones de argentinos pasen a ser pobres en sólo cuatro años.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos