La producción nacional automotriz crecerá un 20% en 2018, a unas 565.000 unidades, mientras que las exportaciones se incrementarán hasta un 43%, de acuerdo con un informe de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

"La mejora que proyectamos en nuestros programas de producción y exportación viene impulsada por los importantes lanzamientos de productos nacionales y el aumento de producción, resultado de los planes de inversión permanentes que se ejecutan en nuestra industria”, señaló hoy el presidente de Adefa, Luis Fernando Peláez Gamboa.

"A ello se suma la mejora de la demanda del mercado interno, el impacto positivo de la recuperación de Brasil tras años de intensa contracción y la diversificación de los mercados de extrazona", agregó el directivo.

La nueva proyección surgió en el marco del primer encuentro del año de los integrantes del comisión directiva de Adefa celebrada hoy, en la que analizaron el cierre 2017 y dieron cuenta de las previsiones de volúmenes de producción y exportación para 2018.

En un principio, las estimaciones de crecimiento para 2018 se ubicaron en torno al 10% en producción y 20% en exportaciones.

Pero el escenario se modificó y los principales directivos del sector estiman que la producción nacional de vehículos puede alcanzar las 565.000 unidades en 2018, un 20% por encima del cierre de 2017. 

Por su parte, las exportaciones de autos y vehículos comerciales podrían alcanzar las 300.000 unidades, es decir, un 43% de crecimiento al compararlo con el desempeño del año pasado.

Peláez Gamboa dijo: "El contexto positivo que se percibe para modificar nuestras proyecciones es consecuente al trabajo que se viene realizando en conjunto con el Gobierno y la cadena de valor en el marco del Plan 1 Millón”.

"Un camino que ha permitido implementar diferentes medidas de impacto para el sector como la reducción de costos logísticos, la modificación del impuesto interno, el acuerdo con Colombia, entre otros", sostuvo. 

En este sentido, Peláez Gamboa destacó la importancia y necesidad de continuar trabajando en este camino para alcanzar el objetivo del Plan 1 Millón a 2023 que generará inversiones por u$s5.000 millones. 

"Es fundamental trabajar en cuatro pilares: aumento de producción, mejora continua de la competitividad, del empleo y la inserción internacional", remarcó el titular de Adefa.

En 2017, las automotrices cerraron con una producción de 472.158 unidades, una caída interanual de 0,1%, en el marco de un mercado con ventas de autos 0 km cerca del récord abastecido mayormente por las importaciones.

El desempeño de la industria nacional automotriz registró, de esta manera, en 2017 el cuarto año consecutivo de retroceso luego de que 2013 cerrara con una producción de 791.000 vehículos y aún más lejos del récord de 828.700 vehículos registrado en 2011.

El estancamiento del sector, reflejado por la baja del 0,1% en el cotejo interanual, se contrapuso en 2017 al aumento del 26,9% que registró el nivel de patentamiento de 0 Km con ventas por más de 900.000 unidades, el segundo mejor registro detrás los 955.000 vehículos de 2013.

Este comportamiento dispar se explicó en que las ventas a concesionarios de parte de las automotrices durante 2017 sumaron 883.802 unidades, con un incremento interanual del 22,5%, de las cuales 259.000 fueron vehículos nacionales y el resto importados.

De esta manera, se ratificó la tendencia que ya se anticipaba durante el año sobre la caída de la participación de la producción nacional en las ventas totales, las cuales con las cifras de Adefa se ubicaron en un 29,3% frente a la referencia histórica de 50 y 50 con los importados.

Del total producido desde las terminales locales, los vehículos utilitarios crecieron 16% con un total de 268.458 unidades, en tanto que la salida de automóviles de las líneas de producción cayó 15,6% con 203.700 unidades.

De esta manera, se invirtió el perfil productivo histórico de la industria y por primera vez en la Argentina se produjeron más utilitarios y pick ups que vehículos de pasajeros.

En el segmento exportador, el acumulado anual contabilizó 209.587 unidades embarcadas, con lo cual subió 10,3% respecto de 2016, con Brasil como principal destino.

En 2017, Brasil compró unas 135.900 unidades, un 64,8% de participación de las ventas externas, bastante por debajo de 80 % histórico producto de la crisis que venía arrastrando el vecino país, que se espera se recupere este año.