La producción industrial de Brasil cayó 0,8% en enero respecto a diciembre pasado, arrastrada sobre todo por los sectores farmacéutico y automotriz, lo que supone un retroceso de 2,6% en comparación con el mismo mes de 2018, según informó ayer el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Aun así, en los últimos 12 meses acumula un alza de 0,5%.

"En el acumulado de los últimos 12 meses todavía estamos en positivo, pero la intensidad de esa expansión viene bajando", sostuvo el informe de la entidad estatal. El gerente de la investigación, André Macedo, afirmó: "En julio de 2018, ese crecimiento era de 3,4%; es decir, hasta en ese indicador, que está en el campo positivo, vemos una reducción de la intensidad del crecimiento. Los resultados pueden atribuirse, en gran parte, a la falta de confianza de los empresarios en una recuperación más consistente de la economía nacional en el corto plazo, lo que disminuye la inversión en máquinas y equipos para la producción "

La caída de enero fue impulsada por los resultados negativos de 13 de las 26 categorías industriales, con especial incidencia en los bienes de capital, segmento que retrocedió 3% en relación con diciembre y 7,7% frente al primer mes de 2018. Según el balance, la merma del mes en los bienes de capital respecto a diciembre está relacionada con la reducción de la producción de camiones, de bienes de producción agrícola y maquinaria industrial.

Entre las actividades que registraron mayores caídas está la de productos farmoquímicos y farmacéuticos (10,3%), que revirtió el crecimiento del 7,8% acumulado en noviembre y diciembre de 2018. Le siguieron las bajas en las áreas de equipos de transporte (5,1%), la de cuero, artículos para viaje y calzados (3,2%) y maquinarias y equipos (2,9%), celulosa, papel y productos de papel (2,6%), productos derivados del petróleo y biocombustibles (0,8%), y vehículos automotores, remolques y carrocerías (0,5%)..