La producción nacional de vehículos cayó en agosto un 37,5% interanual aunque creció más de un 42% respecto de julio a raíz de que varias plantas reanudaron su actividad normal tras el receso invernal y el reacondicionamiento de plantas.

La Asociación de Fabricantes de Automotores ( Adefa) informó ayer que en agosto, con 21 días hábiles, las terminales produjeron 30.815 vehículos, lo que significó un crecimiento de 42,4% si se lo compara con el mes anterior, pero un descenso de 37,5 % respecto de las 49.335 unidades de agosto de 2018.

Así, en el acumulado de los primeros ocho meses del año el sector alcanzó una producción de 213.643 unidades (autos y utilitarios), lo que se traduce en una caída de 35,9% en su comparación con las 333.440 unidades que se produjeron en el mismo período del 2018.

En la diferenciación por segmentos, la producción de automóviles cayó un 57,9% internual, en tanto que la retracción en utilitarios y vehículos comerciales livianos fue del 20% en el mismo período.

En cuanto al comercio exterior, las exportaciones en agosto ascendieron a 18.856 unidades, lo que mostró una baja de 32,8% respecto a mismo mes de 2018 pero una contracción del 5,3% en su comparación con julio.

Entre enero y agosto se exportaron 146.455 vehículos, es decir, se registró una baja de 16,3 % en su comparación con el mismo período del año pasado cuando se enviaron 175.001 unidades a diversos mercados.

Finalmente, Adefa destacó que el sector comercializó a su red de concesionarios 38.021 unidades, un 3,1% menos respecto de julio y una caída de 27,2 % en su comparación con agosto del año pasado.

En este punto se destaca que del total de ventas a las concesionarias, las de producción nacional disminuyeron un 30,9% interanual y alcanzaron una caída acumulada en lo que va del año del 50,8%.