Nuevamente la producción industrial mostró una fuerte caída interanual, lo que confirmó que la actividad continua en el pozo; la contracción fue de 8,5% en febrero. Y otra vez hubo festejos oficiales porque en la comparación con el mes anterior hubo una mejora, de 2,4%. La pregunta es si se llegó a tocar un piso que indique que al menos ya no habrá más caída. La disparada del tipo de cambio y la inflación durante marzo, la dinámica del salario real y los primeros números de actividad del mes, parecen desmentir esa posibilidad.

Si bien enero y febrero mostraron mejoras contra los meses previos, en ambos se dio la particularidad de que el dólar se mostró estable y de que la tasa fue hacia abajo. En marzo, en cambio, se dispararon ambos. Ayer el viceministro de Hacienda, Miguel Braun, sostuvo: "Estos datos son signos de que la actividad habría encontrado un piso en noviembre".

Entre economistas parece haber cierta coincidencia en que marzo sería el fin del veranito. "Habrá que estar atentos a marzo cuando regresó la inestabilidad cambiaria y las tasas reales volvieron a subir", afirmó la economista de LCG, Julia Segoviano. El director de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, dijo: "Tres meses de expansión es una buena racha. Pero sus pilares se perdieron en marzo. Y, por aceleración de la inflación, el salario real no mejora".

Sólo el 7,5% de los empresarios espera una mejora del mercado interno en el 2° trimestre

Coincidió con esa última lectura el economista de Fundación Capital, Juan Manuel Antonietta: "En la medida en que no se recupere el poder adquisitivo de los salarios, es de esperar que la industria vinculada al mercado interno continúe rezagada. En este desempeño heterogéneo continuará navegando la industria en 2019".

En ese sentido resulta destacable que la heterogeneidad implica resultados negativos para sectores sensibles para el empleo, "lo cual se vio reflejado en el deterioro de los últimos indicadores sociales", tal como afirmaron desde la consultora ACM.

Sin ir más lejos, muchos de los rubros que lideraron la caída de febrero están relacionados con el mercado interno: la industria textil volvió a contraer, esta vez 9%. También los bienes durables pasan por un mal momento: las heladeras y freezers, cocinas y lavarropas, fueron parte de la explicación de por qué el sector maquinaria y equipos cayó 31,6%, lo que explicó a su vez, en buena parte -junto con la merma de 56% de las ventas locales de autos-, que las metálicas básicas se contrajeran 34%.

Pero además la siderurgia sufrió por la escasa demanda de la construcción y la maquinaria agrícola. El campo comenzó a traccionar a la industria por el lado de la molienda de cereales y oleaginosas (crecieron 5,5% y 0,8%), que en el mencionado escenario de heterogeneidad se espera que moderen el flojo desempeño del 2019. Pero la escasa inversión agraria lidera las caídas en maquinaria y equipos y en las metálicas básicas. El mal momento de la construcción también impactó en otros sectores, como los minerales no metálicos, que cayeron 4,3%.

Ver más productos

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Ver más productos