La producción industrial de Brasil creció pero se ubicó por debajo de las expectativas en septiembre por segundo mes consecutivo, lo que destaca los problemas que arrastra el sector, que todavía no logra recuperarse de una profunda recesión.

La producción industrial en Brasil subió un 0,2% en septiembre frente a agosto, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), contra el pronóstico del mercado de un alza de 0,6% de acuerdo con analistas consultados por Reuters.

En la comparación interanual, la producción industrial del socio principal del Mercosur se elevó un 2,6% en septiembre bajo el pronóstico de analistas de un incremento de 3,1%.

El declive en el desempleo, tasas de interés más bajas y una inflación que se están desacelerando, han impulsado el gasto del consumidor pero eso todavía no se traduce en un impulso a los manufactureros. No obstante, una mayor producción automotriz ha aportado un alivio este año gracias a las buenas cifras de la exportación.

La asociación nacional del sector espera que la tendencia se mantenga en 2018. En la comparación interanual, la producción industrial se elevó un 2,6% en septiembre, en comparación con el pronóstico de analistas de un incremento de 3,1 por ciento.

El reporte es el más reciente en una serie de lecturas económicas inferiores a lo previsto desde agosto, lo que hace pensar que la medida que aprobó el gobierno para que los trabajadores pudieran hacer retiros de un fondo de garantía salarial podría haber contribuido más al crecimiento de mediados de año de lo que se pensó originalmente.

Un sondeo semanal del banco central, publicado el lunesúltimo, mostró que se espera que la producción industrial tenga un crecimiento de 2% en 2017 y de 2,98% en 2018.