La recaudación de la provincia de Buenos Aires aumentó 33% interanual en enero tras alcanzar $23.870 millones, se informó hoy oficialmente.

El gravamen inmobiliario fue uno de los impuestos que más aumentó, acumulando $1.185 millones (127,8%). Y, dejando así los Planes de Regularización en segundo lugar con un acumulado de $833 millones (125,5%).

Por otro lado, el impuesto a los Ingresos Brutos sumó $15.533 millones (27,8% interanual), Sellos aportó $2.202 millones (34,3%) por el “dinamismo” de la actividad inmobiliaria.

Según l. Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA), este año muchos contribuyentes decidieron adelantar pagos, lo que impactó en la recaudación de enero y la cobrabilidad del Inmobiliario a lo largo del mes, que mejoró 4 puntos porcentuales en relación con enero de 2017. 

Además, el Impuesto a los Automotores recaudó $4.023 millones (24,9%), Embarcaciones Deportivas aportó $13 millones (8,7%), y otros tributos totalizaron $81 millones, detalló la web.

"El crecimiento de los ingresos propios de la provincia es producto de las mejoras en los niveles de cobrabilidad de impuestos y una mayor actividad económica, sobre todo en sectores vinculados al consumo, como la venta de automotores, supermercados y comercios mayoristas”, indicó el director de ARBA, Gastón Fossati.