La séptima ronda de negociación del TLCAN, que se llevará a cabo en la Ciudad de México entre la última semana de febrero y la primera de marzo, abordará los ejes más complejos vinculados con la industria.

El jefe estadounidense de la negociación técnica para la modernización del tratado, Keneth Smith, anticipó que esta ronda será "muy difícil", informó Televisa. Dijo que "vamos a tratar de cerrar varios de los capítulos de modernización" abordados y "a llegar ya a tocar hueso" en la discusión de los temas más complicados y controversiales.

En esta dirección, será complicado el tema de las reglas de origen de los componentes de los automóviles ensamblados en Norteamérica. Los Estados Unidos busca elevarlos de 62.5 a 85% y, aparejado a esto, que 50% de esa proporción corresponda a productos de ese país. El equipo canadiense puso sobre la mesa en la ronda de Montreal una serie de ideas que permitieron un diálogo más profundo sobre las propuestas estadounidenses, que México y Canadá consideran inviables.

A días de las reuniones, las expectativas de avances son escasas.