La salida del cepo, el fin de la obligación para los exportadores de liquidar sus ventas, la desregulación del ingreso de inversiones especulativas del exterior (es decir, la eliminación de la obligación de permanecer durante 6 meses) y el endeudamiento externo, con la carga de intereses y que generó, tuvieron costos en materia de salida de divisas. Por esas causas, entre la fuga de residentes, el drenaje generado por inversores especulativos extranjeros, la remisión de utilidades y el pago de intereses, se perdieron US$118.429 millones. Un poco más que el equivalente a dos acuerdos stand by con el FMI.

Fueron así algunas de las principales explicaciones estructurales para los episodios de crisis por balance de pagos que ocurrieron desde abril del 2018 hasta la semana pasada. A ese número se le pueden agregar US$14.800 millones de exportaciones no liquidadas, según la estimación de un informe publicado ayer por la Universidad de Avellaneda (Undav) a partir de cruzar los números de exportaciones del Indec con los del MULC del BCRA.

La investigación de la Undav se refirió al problema de la vulnerabilidad externa, que tuvo un nuevo capítulo resonante durante la semana pasada, y destacó que "a las causas del colapso hay que buscarlas no en las elecciones sino en el modelo". Expresó: "Desde la llegada de Macri al poder se tomaron un conjunto de decisiones que nos llevaron a la situación que estamos viviendo ahora. Una de las más relevantes fue la libre circulación de capitales que permitió la fuga que se dio en estos 4 años".

El BCRA publicará esta semana el número de la fuga de capitales de julio, previo a las PASO. Si bien la dinámica electoral golpeó fuerte y se espera que para agosto haya habido un nuevo salto importante, la publicación del jueves mostrará la continuidad de una variable que nunca amainó y que permite explicar el carácter estructural de la vulnerabilidad externa argentina. Desde que asumió Cambiemos, con la quita del cepo, la fuga de capitales totalizó US$72.233 millones. En segundo lugar aparecen los dólares que salieron por el pago de intereses de la deuda, que fueron US$36.381 millones. El tercer puesto se lo llevó la cuenta servicios, que por el turismo generó pérdidas por US$32.904 millones.

La fuga batió récords históricos durante los últimos tres años. Para el 2019, las proyecciones base de la consultora LCG prevén que llegue a US$22.000 millones, aunque desde la consultora avisan que, si la corrida continúa, deberán corregir al alza. El MULC nació en el 2002 y hasta noviembre del 2015 había totalizado una fuga de capitales de US$107.534. Sólo en los últimos tres años y medio se alcanzó una de dos tercios de ese total, ya que la acumulada durante Cambiemos fue de US$72.233 millones. En ese sentido, desde noviembre del 2015 nunca se hilaron cuatro meses seguidos en los que la fuga estuviera por debajo de US$1.000 millones.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

La recaudación tributaria de las provincias cayó 8,7% en enero y complica el pago de deuda

Provincias en rojo complican el pago de deuda

En enero, el gasto social y el congelamiento tarifario generaron rojo fiscal

Con más fondos sociales y subsidios, volvió el rojo fiscal

Guzmán mantuvo reuniones con bonistas y ahora tiene dos semanas para definir la oferta

En las últimas semanas, el ministro endureció su postura

Nuevas retenciones brindan recursos equivalentes a tres bonos para jubilados

A pesar de los reclamos, la nueva retención aportaría 0,4% del PBI

El PBI per cápita cayó 7,9% entre 2016 y 2019 y enero ya muestra una leve recuperación

El PBI muestra una leve recuperación en enero

Por el impuesto PAIS, se desplomó la salida de dólares para fuga y turismo

Por el impuesto PAIS, se desplomó la salida de dólares

Economistas creen que el aval del Fondo ablandará a bonistas, pero no descartan turbulencias

El aval del FMI ablandará bonistas, pero no se descartan turbulencias

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El BCRA acelera la emisión monetaria y el Gobierno apuesta a impulsar el crédito

El Gobierno amplía el control de precios y complica la salida del congelamiento

El Gobierno busca expandir el consumo, pero pisando la inflación

Con tipo de cambio quieto e inflación, los dólares del superávit se evaporarán en siete meses

Inflación y dólar ponen en riesgo el superávit en el segundo semestre